Chronicles of Adrian Weiss Chapter 1 – Part 1: Door to The Sanctuary.

Warning: Spanish content.

Señoras y señores! Alek ya ha llegado! 😀

Okay, esta es la primera parte del laaaaaaargo primer episodio en la vida de Adrian Weiss.

Disfrútenlo!


Episodio 1 – Capítulo 1: Puerta Hacia El Santuario

Las rosas son grises, las violetas son grises… Todo es gris, porque soy un condenado perro… ¡Hahahahaha! -Se rió Adrian muy fuerte- Ya deja de decir esas tonterías en voz alta por favor. Un mal chiste como ese no puede ser dicho así de fácil. Así que mejor termina de cambiarte porque si no lo haces, llegaremos tarde a la academia en nuestro primer día del semestre -Dijo Kyoko amenazando a Adrian con una larga regla de madera y una mirada de insatisfacción- Lo siento, lo siento. Es que vi esta imagen en la tablet y no pude evitar leerla en voz alta, es muy graciosa. Mira, hasta aparece un cachorro de Siberian Husky en ella, mira -Dijo Adrian, mostrándole la imagen a Kyoko. La imagen tenía al cachorro en ella y tenía escrito lo que Adrian dijo. De hecho, hasta estaba en blanco y negro. Vaya que mal chiste-

Hmph, pero eso simplemente lo hace más cruel, ¿no lo crees? Burlarse de los inocentes cachorros… Que malvado eres Adrian -Dijo Kyoko, quien ya estaba lista para irse. Para ese momento, Adrian ya había empezado a vestirse. De repente, la luz del amanecer empezó a colarse dentro del apartamento llenando toda la sala de estar en una cálida luz matutina. En esta situación, era más visible la silueta de Adrian, que estaba rodeada de obscuridad hace unos momentos.

De él se podía notar su musculoso y bien definido cuerpo, pero aún así manteniendo una figura delgada mientras se colocaba la playera blanca junto a la camisa de botones, unos pantalones cortos y zapatillas sin agujetas. Mientras hacía esto, resalta de su brazo derecho y su pierna izquierda unos blancos vendajes. En el caso de su pierna, estos le cubrían desde la punta de sus dedos, hasta la parte superior de la rodilla y en su brazo, desde el lado superior de su hombro hasta la punta de sus dedos. Algo complicado de realizar. En ese momento, Kyoko le vio por unos momentos y se sonrojó. Al parecer quedó un poco encantada por el cuerpo de Adrian. En ese momento, los rayos de luz llegaron un poco más dentro del apartamento, precisamente hasta la puerta, donde estaba parada Kyoko.

Ahora se podía ver claramente como su hermoso cabello negro caía por su espalda hasta la parte inferior del torso, aparte de su blanca piel que combinaba con sus ojos totalmente excéntricos ojos negros como la noche. Obviamente se notaba su ascendencia japonesa en su rostro, que era muy hermosa. Se veía muy hermosa aún vistiendo su uniforme, que de hecho, la hacía ver mejor.

El uniforme consta de una falda negra y una camisa de botones sin mangas con un listón azul en el cuello de esta- Espérame, no te vayas aún que ya terminé de cambiarme, solo déjame tomar mi maletín -Dijo Adrian un poco apresurado. Al haber terminado de cambiarse, se veía muy delgado con su uniforme, su largo cabello blanco atado con una cola y del que varias puntas se desprendían, al igual que el fleco de su frente y de los lados resalta al usar los pantalones cortos de color negro y la camisa blanca que llevaba el logo de la academia en el pecho al lado izquierdo, al igual que la camisa de Kyoko. Era una Rosa de los Vientos, como las que aparecen en las brújulas de navegación. Los ojos de Adrian también son llamativos con ese uniforme, ya que son de dos colores distintos. El izquierdo de color café cobre y el derecho de color café oro, pues él sufre de una enfermedad genética conocida como Heterocromía, la cual hace que sus ojos sean de ese color, además de su muy notorio albinismo-

Ok, pues vamos -Dijo Kyoko un poco sonrojada, pues ella sabía que el uniforme le queda muy bien a Adrian.

Déjenme explicarles; estos dos chicos son Kyoko Aoba y Adrian Weiss. Los padres de Kyoko son originarios de Japón, pero por situaciones de negocios, se trasladaron a Inglaterra antes de que ella naciera, siendo así criada en ese país. Por otro lado, Adrian es originario de América, pero vivió en Inglaterra con sus padres desde que cumplió 1 año. El perdió a sus padres en un accidente de tráfico hace ya muchos años, y en ese mismo accidente, también falleció la madre Kyoko. Los padres de Adrian se llamaban Elsa y Gerhard Weiss, y la madre de Kyoko se llamaba Haruna Aoba.

Ahora, que han crecido, estudian en la Academia Breaking Dawn, que se ubica en la ciudad Starry Heaven, cerca de Poiania Barsov, en Brasov, Rumania.

¡Ahh! Me encantan este tipo de días -Dijo Adrian inhalando una gran cantidad de aire mientras caminaban en la acera hacia la academia- Siempre dices lo mismo cuando el cielo está despejado y hay mucho viento… Y pues, una pregunta que no viene al caso; ¿Sabes en cual edificio estaremos? -Comentó Kyoko- Pues, veamos… La política de la academia siempre ha sido que los de nuestra clase siempre estemos en el Edificio Número 2, así que no creo que lo cambien tan de repente. -Dijo Adrian- Bueno, pues será mejor que lo confirmemos en la entrada de la academia -Respondió Kyoko-

¡Bu-e-nos Dí-as A-mi-gos! -Dijo una voz muy fuerte que provenía detrás de Kyoko y Adrian- ¡Buenos días! -Dijeron ambos mientras giraban para ver de quien se trataba, aunque ellos ya lo sospechaban.

Desde una corta distancia, se veía correr a un chico alto y de largo cabello rojo y una banda sobre el, y cuya piel se veía muy blanca, tanto como la de Adrian. Era muy atractivo y vestía el mismo uniforme que Adrian- Hola Skyler, ha sido mucho tiempo desde que nos vimos por última vez -Dijo Adrian, chocando puños con el chico pelirrojo- No seas tan mentiroso Adrian, si la última vez que se vieron fue hace dos semanas -Dijo Kyoko con un tono de regaño hacia Adrian- ¡Oh rayos! Si no nos apresuramos llegaremos tarde, ¡vamos! -Dijo Skyler mientras corría en dirección a la academia- ¡Hey! ¡Espéranos! -Le gritó adrian a Skyler mientras empezaba a correr junto a Kyoko.

Luego de un par de minutos corriendo y después de cruzar una enorme pared que separaba la ciudad de la academia, se podía ver a lo lejos un gran edificio en medio del inicio de un frondoso bosque. Esa era la Academia Breaking Dawn, una gran construcción de 10 pisos exclusivos para una excelente educación de los jóvenes del siglo XXI. Este tiene 2 edificios para aulas de todo tipo, un edificio usado como auditorio, un gimnasio, un campo de deportes, una piscina, una fuente y un edificio de 2 pisos con balcones como cafetería y muchos otros edificios más. Cabe decir, que el lugar está equipado con la más alta tecnología que es actualizada cada 3 meses.

Las paredes transparentes que muestran los pasillos están hechas de un cristal llamado Magnus-Steven, que es resistente desde impactos de granadas de fragmentación, hasta terremotos grado 9 escala Mercalli Modificada. Un edificio resistente y muy interesante, pues su sistema de clasificación de estudiantes es único en el mundo, por funcionar tan bien a pesar de las controversias-

Finalmente llegamos, a la primavera de nuestra juventud en la secundaria -Dijo Skyler con una sonrisa un poco cómica- Aunque de hecho es verano, Skyler -Le respondió Adrian quien justo llegaba al lugar junto a Kyoko, quien se veía un poco cansada por la pequeña carrera.

A ver si me explico; Skyler Knight es el autoproclamado mejor amigo de Adrian. El está en un grupo de 7 chicos, contándoles a ellos. Skyler y Adrian se conocieron el día del examen de admisión y se hicieron amigos desde ese entonces, aunque al iniciar el año fueron colocados en diferentes clases-

¿Dónde están todos los del grupo? -Preguntó Skyler viendo hacia todas direcciones. Ellos estaban justo en el estacionamiento de la academia, en el cual al medio de este tenía una fuente con un par de bancas para descansar, que por cierto ya estaban ocupadas- Pues, no tengo la más mínima idea -Respondió Adrian, tratando de buscar a los demás de su grupo-  Oh, Kyoko. Lo siento pero al parecer tendré que ver dónde están los chicos, así que te abandonaré por un momento, pero nos vemos en el salón de clases, ¿está bien? -Dijo Adrian con un tono muy amable hacia Kyoko- Oh… Está bien; pero apresúrate, ¿sí? -Le respondió Kyoko- Bueno, nos vemos -Le dijo Skyler mientras él y Adrian se disponían a buscar a los demás miembros de su grupo. Ellos empezaron a correr hacia la entrada principal de la academia, que estaba después del estacionamiento.

Estando frente a ella, entraron al edificio. Las grandes puertas de cristal con un letrero enorme sobre ellas que decía Breaking Dawn Academy , estaban abiertas totalmente para que todos los alumnos entraran sin contratiempos, pues estas puertas son automáticas y causaría molestias el que se abrieran y cerraran a cada minuto.

Al entrar, se podía contemplar una enorme pantalla electrónica, donde estaba toda la información necesaria para cada alumno; número de identificación, clase, nivel o piso, edificio y las áreas a las que podía acceder y a las cuales no. Incluso, estaba el nombre del maestro coordinador de cada clase. Esta estaba hecha enteramente de cristal. E igualmente sorprendente, el pasillo en el que se encontraban, que era de 14 metros de alto y 12 de ancho, sin mencionar su gran longitud. Éste estaba ambientado con los colores del verano. La pared del lado izquierdo del pasillo, que estaba hecha de concreto, era de color azul cielo, junto con el techo, en el cual estaban pintadas nubes, las cuales daban el aspecto veraniego, y el suelo del pasillo era de color blanco coral-

Increíble, al parecer han simulado los colores de la playa muy bien; por algo este lugar es tan increíble. El simulador de estaciones, que crea todo esto, mejora cada vez que cambia. -Dijo Skyler, quien estaba un poco atónito por la ambientación que se le había dado al lugar-

Si, es cierto. Este lugar no es una academia común, para nada. -Dijo Adrian igualmente sorprendido- Oye, mira. Parece que seguimos en el mismo edificio pero en diferente nivel. -Dijo Skyler, quien estaba viendo la pantalla electrónica justo detrás de otra gran cantidad de alumnos que la estaban revisando, mayormente de las clases de 1er año- Oh, ¿en serio?, al parecer mantuvieron su política de mantener nuestras clases en el Edificio 2. -Respondió una voz detrás de Adrian. Era Aizen, quien estaba acompañado de los demás del grupo-

¡Buenos Días! -Dijeron todos los que acompañaban a Aizen al unísono- Buenos días -Respondieron Skyler y Adrian-

Al fin estamos todos reunidos; Adrian Weiss, Skyler Knight, Nathaniel Efreet, Mark Evans, Joseph Fairchild, Kurt Müller y yo, Aizen Von Frauen, felicidades a todos. -Dijo Aizen con una voz muy elegante.

Aizen Von Frauen, está en la misma clase que Skyler. Aizen es alto, con un cabello negro, muy similar al de Kyoko, una piel blanca que parecía no haber visto el sol un buen tiempo y con unos imponentes ojos azul acero, dando la apariencia de un gran mayordomo muy atractivo. Siempre elegante, educado y muy respetuoso. El que estaba atrás de él es Nathaniel Efreet. Es el más bajo de estatura en el grupo y tiene un cabello muy rubio que combina muy bien con sus ojos azul cielo. El es siempre muy atlético, lanzado y muy varonil, difiriendo mucho de su aspecto un poco andrógino.

Quien estaba al lado de Nathaniel, es Mark Evans. Tiene unos ojos verde oscuro que se dice le encantan a las chicas. Su largo y desaliñado cabello café es de un atractivo muy rocker y está muy bien sabido su hábito de conquistar chicas. Todo un mujeriego. Entre todos ellos estaba Joseph Fairchild. Tiene la apariencia de un estudiante modelo, portando su cabello café obscuro muy bien peinado y sus ojos café que indican un tono de seriedad bajo unas gafas de montura ligera, aunque un poco menos que la de Aizen. Se podría decir que él es más “normal” de los 7 en el grupo.

Para terminar, detrás de todos ellos estaba el más alto del grupo, Kurt Müller. Tiene un cabello rubio oscuro y unos ojos verdes muy claros que muestran lo lleno de vida que él es. La actitud de Kurt, poniéndola en contraste, es totalmente contraria a la de Nathaniel, siendo Kurt alguien dulce y comprensivo que toma las cosas con calma. Siempre sonriendo.

Debo agregar, que la parte baja de uniforme masculino de la academia es opcional; así que no todos los alumnos llevaban pantalones cortos. Joseph, Aizen y Mark eran los únicos del grupo que llevaban pantalones largos.

Oye hombre, vamos. Estamos entre amigos así que deja de ser tan educado y ponte un poco informal por primera vez en tu vida -Le dijo Mark a Aizen- Además, que mencionar de esa manera los nombres de todos es algo raro e incómodo. -Añadió Joseph- Perdón, pero no hay razón alguna para dejar de ser como soy. -Replicó Aizen- Bueno, dejemos de discutir. Hoy es el primer día, ¿no?

-Comentó Joseph- Hey, Adrian, tengo una pregunta. ¿Verdad que el sistema de Clases es el mismo que el año pasado? -Preguntó Nathaniel. Todos dirigieron su mirada hacia él, haciéndole ver que su pregunta era tan estúpida que no era necesario responderse- Oigan chicos, no molesten al pobre Nathaniel, ya todos sabemos que a veces le cuesta procesar las cosas… A veces, hahaha -Dijo Kurt- Pero bueno, respondiendo, pues sí. Todo sigue igual. Las “Clases” van desde la “A” hasta la “F” y eres enviado a alguna de ellas dependiendo de tus créditos obtenidos en el examen de admisión, recomendaciones y a veces un poco, tu conducta influye en tu colocación;

Siendo la “Clase F” la más baja, y la “Clase A” la más alta. E incluso, puedes ascender de clase si mejoras tus notas, aunque eso rara vez sucede. -Respondió Kurt-  ¡Oye! No te olvides de la “Clase S”, hombre. -Replicó Mark- Ellos son la élite de esta academia. Es la clase donde empezamos el año Adrian, Nathaniel y Yo. No lo olvides, hombre -Reiteró Mark, sintiéndose orgulloso de estar en la Clase S-

Bueno, y por lo visto este año eso no ha cambiado -Replicó Joseph- ¿Ah? ¿En serio? -Dijo Nathaniel un poco concertado- Si. Tal parece que así lo dice la pantalla electrónica. -Opinó Aizen- Y al parecer Aizen, Kurt y Yo estaremos donde siempre, en la Clase A -Dijo Skyler- Si hermano, al parecer no estaremos juntos esta vez. -Dijo Nathaniel un poco decepcionado- Si, una lástima. Ah, y por cierto. Adrian, dijiste que tenías algo que contarnos, ¿no? -Comentó Joseph- Oh, es cierto; lo mencioné antes por un mensaje, que tenía que contarles algo hoy… Pero, será mejor que vayamos a los salones de clases mientras les digo, pues no quiero llegar tarde, ¿y ustedes que dicen? -Dijo Adrian con un tono muy apresurado- Si. Tienes mucha razón Adrian. Ah, por cierto, la pantalla dice que tendremos que ir al Tercer Nivel en el Segundo Edificio, pues ahí están nuestras Clases. -Replicó Aizen, con un tono cortante y serio- Bueno hombre, entonces movámonos -Dijo Mark entusiasmado por escuchar lo que Adrian diría a continuación.

Ellos empezaron a caminar al lado derecho de la pantalla, donde había un gran elevador para llevar a los estudiantes a cualquier nivel. Suficientemente grandes para que 30 estudiantes entraran en él y se eleve fácilmente. De hecho, hay dos de ellos, el derecho te lleva al Segundo Edificio, dónde están las clases A y S, y el izquierdo a las clases B en adelante. Ellos subieron al elevador del lado derecho hasta el Tercer Nivel.

El elevador, al entrar en él, tenía la entrada al lado izquierdo, al subir los niveles, la entrada se encuentra en el lado frontal. Esto es porque la Pantalla Electrónica cubre el lado frontal de los elevadores.

Ya en el Tercer Nivel, justo saliendo del elevador, al lado izquierdo está una puerta de cristal que separa el Segundo Edificio, del Primer Edificio, sólo pudiendo acceder a ambos lados personas autorizadas- Oye, ¿no sientes como que las personas están hablando de nosotros? -Le dijo Joseph a Mark- Si, es una extraña sensación. Sé que somos populares pero que hagan tantos rumores de nosotros a veces es un poco escalofriante -Respondió Mark mientras evitaba ver a las chicas que estaban observándolos caminar a los siete por todo el pasillo- Bueno Adrian, será mejor que empieces a contarnos lo que sucedió antes que entremos a las Clases; bueno, aunque ya estamos frente a ellas, haha -Dijo Kurt- Si. Ciertamente que sólo sean dos salones en todo el pasillo es algo conveniente en muchos sentidos. -Replicó Aizen- Pero bueno, ya dinos qué sucedió -Dijo Skyler-

Está bien, está bien. Les diré, aunque es un poco extraño lo que sucedió -Replicó Adrian- Bueno bueno, empieza ya hermano -Dijo Nathaniel muy emocionado-

Bueno, pues esto sucedió ayer en la mañana, mientras caminaba al Café Maté a tomar mi café matutino y así empezar relajadamente mi último día de vacaciones. Desde el principio, yo estaba caminando por la acera del lado contrario del café, así que cuando llegué al semáforo en la cruz-calle que está ahí, me dispuse a cruzarla para entrar al Café Maté, que estaba en la esquina opuesta. En ese momento, esperé a que la luz que me permite pasar tornara en verde, pues una moderada cantidad de autos pasaba por ahí; mientras esperaba, una chica de cabello plateado muy hermosa salió del café con un par de cajas en sus brazos, al parecer llevaba repostería dentro.

Ella parecía ir muy distraía y quién sabe la razón de esto, pero, por estar distraída no se dio cuenta que la señal peatonal aún estaba en rojo. Justo en ese momento un remolque de 16 ruedas se dirigía directamente hacia ella; el remolque iba a una alta velocidad por lo cual le era imposible detenerse a tiempo, y desde que del lado en que estaba los autos se detuvieron, me dispuse a correr para salvarla.

Aunque el conductor del remolque se detuvo este no paró, y justo cuando iba a golpearla, la levanté con mis brazos y la aparté del camino.

Luego de eso el conductor del remolque se bajó de éste para verificar si había alguien herido; al ver que no había nadie lastimado volvió a sus labores. En cuanto a la chica, no sé quién era ni dónde vive, así que sólo dijo “Gracias” muy agradecida, y se fue a su casa. Parecía un poco asustada aún, así que solo la dejé ir. No quise meterla en más sustos o problemas.

Así que, luego, sólo entré al Café Maté, pedí mi Latte Venti y un Brownie Switzerland Triple Chocolate y me dispuse a disfrutarlos.

-Todos parecían un poco impresionados con la historia, y todos pensaban que si era extraña por un par de razones-  ¡Wow! ¡Increíble Adrian! -Dijo Nathaniel- Sí. Podemos estar seguros que Adrian es todo un héroe. -Replicó Joseph-  Bueno, pues hay algo que me tiene consternado. Adrian, tu dijiste que estabas en la esquina contraria al Café Maté, y dijiste que justo antes de que el remolque golpeara a la chica tu le levantaste y la apartaste… ¿Es cierto eso? -Preguntó Aizen frunciendo el ceño- Sí, es totalmente cierto. No hay ningún error, pues yo la aparté de ahí -Respondió Adrian muy seguro- Bueno pues, si es 100% un hecho que hiciste eso… ¿Cómo fue que cruzaste una calle de 12 vías?. Si no me equivoco, la calle-cruz en la que está el Café Maté es de doble sentido con 6 vías cada sentido; ¿cómo fue posible que cruzaras esa distancia tan larga en un muy, pero muy corto tiempo? -Preguntó Aizen colocaba su dedo medio e índice en su sien. Adrian se veía nervioso y desvió su mirada de Aizen, parecía buscar una excusa a esa muy directa pregunta.

¡Rayos! No les puedo decir que por ciertas razones mis habilidades van más allá de lo común. ¡Nunca se lo creerán! Debo inventar una excusa… Excusa… Excusa… -Pensó Adrian.

Luego él Trató de decir unas palabras pero de repente- ¡Pero qué pregunta más tonta has hecho, Aizen! -Dijo Skyler en un tono de burla- ¿Tonta? -Reaccionó Aizen- ¡Pues claro! Todos acá sabemos que Adrian es como un héroe. ¡No! Él es un héroe. ¿Acaso no recuerdas el por qué no asiste a Clases de Educación Física y sólo hace los exámenes físicos en privado? Pues el maestro de Educación Física ya lo había mencionado. Sus habilidades están fuera de lo común y por eso necesita de una atención especial. No me digan que ya lo olvidaron, ¿o sí? -Dijo Skyler tratando de hacer ver una buena excusa para la extraña situación que se había generado- Si. Es cierto. La vez que le preguntamos el por qué Adrian estaba de ocio en sus clases, él nos respondió eso. -Replicó Joseph. Adrian se veía aliviado; una buena excusa surgió a tiempo de las manos de su mejor amigo, vaya suerte. En ese momento sonó la alarma que indicaba el inicio de las clases; su sonido era como el de un timbre de metal, aunque todos sabían que era por tradición, pues el sonido provenía de altavoces colocados en el techo y esquinas de los pasillos-

Vaya hombre, ya es hora de entrar. -Dijo Mark un poco desanimado- Qué mal, yo quería pasar más tiempo charlando con todos -Replicó Kurt ciertamente decepcionado- Bueno, qué se le hará. Mejor entremos que no quiero que Hanabi me castigue por llegar tarde aún estando dentro frente a la Clase; así que entremos -Dijo Adrian un poco apresurado. Así, cuando todos los que estaban en el pasillo entraban, Aizen, Kurt y Skyler entraron al salón del lado derecho, la Clase A, y Adrian, Joseph, Mark y Nathaniel ingresaron al salón del lado izquierdo, la Clase S-

Oye Joseph, ¿por qué a nosotros no nos hacen una bienvenida como a los de Primer Año? -Preguntó Nathaniel- Pues bueno, verás que nosotros ya somos estudiantes hechos y derechos de esta academia. Nosotros no necesitamos algo como una bienvenida; y bueno, también porque les dan un pequeño tour por las instalaciones a todos los nuevos. Nosotros ya conocemos perfectamente a academia, por eso la Directora evita hacernos la bienvenida y empezamos las clases desde hoy, el primer día. -Respondió Joseph muy seriamente.

Al entrar al aula, se podía ver lo amplia que era; en ella, había 24 Desktop, o Escritorios para cada alumno; que por cierto no todos estaban ocupados por el momento. Estos estaban equipados con la más alta tecnología en computadores. Son táctiles y muy delgados, ya que así se pueden guardar cosas en un compartimento bajo ellos. El salón, tenía en lugar de muros, vidrios especiales como al frente del edificio y por pizarra, tenían una gran Pizarra Electrónica que abarcaba casi la mitad del muro y al lado, un podium, de madera y una silla minimalista; mientras los colores del salón eran los mismos que en los pasillos.

Ahh… Con que eso era… Hahaha -Replicó Nathaniel- Oye hombre, ¿cuál de todos los 24 Desktop se te entregó? -Le preguntó Mark a Adrian- Ahh, pues en el mail que me envió la Directora ayer, decía que era el Desktop 17; ¿y el de ustedes, chicos? -Preguntó Adrian- Bueno, el mío es el Desktop 14. -Replicó Joseph- El mío es el Desktop 1, hombre. -Dijo Mark- ¿Y el tuyo, Nathaniel? -Preguntó Adrian- Pues me colocaron en el Desktop 13, hermano -Respondió- Con que el de la mala suerte, eh… Bueno, se dice que el 13 no era considerado de mala suerte, sino al contrario, de muy buena suerte -Respondió Joseph- Bueno, bueno. Mientras el maestro no viene, ¿por qué no los buscamos? -Dijo Adrian. Así que se dispusieron a ubicar sus Desktop. El de Adrian estaba en la primera fila a la izquierda, era el penúltimo Desktop; justo delante estaba Nathaniel y junto a él, estaba Joseph. Y aún permaneciendo en la fila, Mark era el primer Desktop en ella.-

Oh vaya, son las cosas de Kyoko, están en el Desktop atrás de mi y parece ser el número 21. -Dijo Adrian- Entonces, ¿dónde estará ella, hermano? -Preguntó Nathaniel. Justo en ese momento, apareció Kyoko por la puerta frontal- Hombre, ahí está.  -Dijo Mark- ¿Dónde estabas? -Preguntó Adrian un poco desconcertado- Pues, hablando con mis amigas. Recuerda, ellas están en el Primer Edificio. -Replicó Kyoko- Ah, es cierto. Lo olvidé por un momento. -Dijo Adrian, recordando a las amigas de Kyoko.

En ese momento, entró por la puerta una hermosa mujer que aparentaba unos 22 ó 23 años con una piel blanca y un corto cabello negro, muy parecido al de Kyoko, pero recogido con un listón blanco. Vestía una falda lápiz negra y una camisa de botones blanca, que le llegaba hasta los codos y llevaba medias negras en sus piernas. Sus ojos de verde intenso hacían perderte en ellos. Esa persona era nada más ni nada menos que la Maestra de Ciencias Hanabi Kyoya. Una mujer muy dulce y respetada por todos, excepto por las personas con quien ellas es más cercana, por ejemplo, el grupo de Adrian. Cuando ella está con personas que son cercanas a ella, se comporta de una manera totalmente diferente; Gruñona, bromista y a veces violenta, es así como ella se comporta tanto a solas como con gente confiable para ella; a veces con sus estudiantes, como lo habíamos dicho antes, con el grupo de Adrian-

Muy bien chicos, es hora de que la primera clase del año empiece. -Dijo la maestra mientras todos se sentaban en su lugar y activaban sus Desktops, y ella se colocaba al frente de todos- Desde hoy, seré su maestra de Ciencias Químicas, Físicas, Biológicas y todo tipo de ciencias que se le ocurra a esta academia, hahaha -Dijo la Señorita Kyoya-

Hombre, ¿De nuevo? -Dijo Mark bromeando- Si, de nuevo, Evans. Y más aún, seré su Maestra Coordinadora en lugar de Roger Lenz quien les fue asignado el año anterior, pues al parecer ganó el premio mayor de la lotería 3 veces el mes pasado, así que no volverá por aquí, haha -Replicó la Srta. Kyoya- Bueno, pues para el inicio del semestre, les tengo una pequeña sorpresita. -Dijo ella- Bueno, tú siempre nos dabas unas muy “buenas” sorpresas llamadas exámenes, así que, ¿es lo mismo esta ocasión, o por primera vez en tu vida te apiadas de nosotros y nos traerás algo que realmente sea “bueno”? -Dijo Joseph muy sarcásticamente- Bueno, eso depende de cómo lo veas, Fairchild. -Dijo la Srta. Kyoya-

Pero, sólo por esta vez no les traje un exámen, si no un par de lindas chicas; sí, lindas chicas. No escucharon mal. Una de ellas se ha transferido de una secundaria en Inglaterra, dice la Directora que es tan buena como Adrian; y la otra ha escalado con sus notas de la Clase A y le han transferido este año a aquí. -Dijo muy orgullosamente la Srta. Kyoya; quizás porque ambas son chicas. Asimismo, toda la clase estaba muy sorprendida por lo que ella dijo sobre la chica transferida, ya que nadie estaba cerca de igualarse a Adrian, siendo el por mucho el mejor de la academia, y también por el hecho que les dijo que eran muy hermosas- Bueno, mejor les haré pasar ya; ¡Adelante chicas! -Dijo muy entusiasmada la Srta. Kyoya-

La puerta automática se abrió y ambas entraron. Un aura de belleza y pureza les rodeaba mientras ellas caminaban con gracia hacia el frente de la clase. Todos los chicos de la Clase se sorprendieron de lo hermosas que eran, al igual que Adrian, pero, había algo más que le sorprendió mucho; que él ya las conocía, a ambas, de la sorpresa hasta su boca quedó abierta. Parecía ser un sueño, pero era real. En ese momento, la Srta. Kyoya les dio un marcador especial a cada una para que pudieran escribir su nombre en la pizarra electrónica. La primera en hacerlo fue la chica de la izquierda, con el marcador escribió su nombre en la pizarra, se volteó y dijo-

Muy buenos días a todos. Mi nombre es Ciel Autumn y como la maestra Kyoya mencionó, vengo de la Clase A; sin embargo, este año debido a mis excelentes notas me han transferido a la Clase S. Estoy muy feliz por eso y espero llevarme bien con todos ustedes. Es un gusto conocerlos.

-Ciel es una chica de extravagante cabello plateado natural con un peinado de ponytail, con  dos pequeños flecos a los lados y uno grande cubriendo su frente. Su bella cara sólo se compara con las curvas de su cuerpo; lleva puestas unas gafas de montura ligera que realzan su peculiar color de ojos. Ella tiene heterocromía como Adrian; su ojo derecho es verde acero, y el izquierdo es de un azul plateado, ambos muy intensos y combinan con su blanca piel,casi idéntica a la de Adrian. Con unos ojos tiernos y unos bellos labios, hizo que cada chico de la clase se enamorase de ella. Justo como dijo la Srta. Kyoya, Ciel es realmente hermosa.-

¿¡Pero qué….!? Ella es la chica que salvé ayer de ser arrollada. Nunca me imaginé que ella estudiara aquí, y mucho menos que hoy se presentaría en mi clase y ser mi compañera…  Qué enorme casualidad. Además, ¿Autumn? Creo haber escuchado ese apellido en algún lugar. -Pensó Adrian. Luego de presentarse la otra chica, quien no se quedaba atrás en belleza, escribió su nombre en la pizarra-

Hola a todos, mi nombre es Ayase Hyuuga. Como pueden ver, soy adoptada; pues difiriendo de mi nombre japonés, soy tan europea como ustedes… O como la mayoría. Un placer conocerlos y espero hacer muy buenos amigos este año.

-Ella miró hacia Adrian mientras terminaba de hablar y le guiñó un ojo y sonrió. Ayase es, a diferencia de Ciel, muy delgada y de complexión atlética. Su cabello es de un café muy claro y también lo usaba con un estilo de cola de caballo; lo tenía todo recogido excepto por un gran fleco casi cubriendo el ojo izquierdo, y sus ojos son de color verde marrón. A pesar de ser un poco más pequeña que Ciel, no se queda atrás en belleza. Pero lo que más resalta de ella, es su sonrisa, el resplandor de su sonrisa se compara al resplandor de los ojos de Ciel. El dinamismo de Ayase se hacía notar por sus movimientos corporales; parecía muy ansiosa, si no es que nerviosa-

¿!Ahora ella!?, ¿Pero qué hace aquí?. ¿Serán órdenes? Mmm… No lo creo; Pero, aún si no lo sabía, estoy feliz que ella esté aquí. Sólo nos comunicamos por e – mail desde el campamento hace 3 años… Es genial verte aquí, Ayase. -Pensó Adrian, y sonrió. Todos los chicos sólo las miraban fijamente; estaban atónitos por su belleza-

Muy bien, dúo de ponytails , busquen sus lugares; y ustedes, queridos estudiantes, dejen de babear por ellas que las tendrán aquí todo el año. Ya, regresen de Marte -Dijo la Srta. Kyoya- Pues, Autumn, tu Desktop es el número 18; Hyuuga, el tuyo es el 22. Vayan a sus lugares, marquen asistencia en su desktop como todos ya lo han hecho, y así podremos empezar la clase. -Les dijo a ambas la Srta. Kyoya mientras se ponía unos guantes electrónicos especiales que tomó del podium, para poder usar la pizarra correctamente. Asimismo, las chicas se dirigían a sus asientos correspondientes mientras todos los chicos las continuaban mirando fascinados-

¿¡Desktop 18 y Desktop 22!? El de Ciel está a mi lado y el de Ayase está al lado de Kyoko… Tengo un mal presentimiento acerca de esto, aunque no sé por qué. -Pensó Adrian. En ese momento, Ciel llegó al lado de él y se sentó. Ella reconoció a Adrian, pero no dijo nada. Sólo se sonrojó un poco y activó su Desktop. Ayase, quien caminaba detrás de Ciel, se limitó a ver a Adrian y saludarlo con un “Hola” cómo un susurro y una tierna sonrisa, él la saludó de la misma forma y ella se sonrojó un poco; ella llegó a su lugar, se sentó y activó su Desktop. Todos los de la clase empezaron a comentar el por qué Ayase saludó a Adrian, como si fuesen buenos conocidos, pero estos cesaron cuando la Srta. Kyoya empezó la clase.

Y tranquilamente, pasaron las 2 horas clase correspondientes a la Srta. Kyoya; en ese momento la alarma sonó, el reloj marcaba las 9:20 a.m, hora del desayuno. Así, la maestra con un “Nos vemos mañana”, abandonó la Clase-

¡Ahh hermano! Al fin es hora del desayuno. Estoy tan hambriento que podría comerme una foca. -Dijo Nathaniel mientras estiraba su cuerpo- Deja de decir esas cosas, Nathaniel. Y bueno, pues no importa  cuanto estires tu cuerpo, tú ya no crecerás. -Le respondió Joseph; Nathaniel se limitó a hacerle una mirada intimidadora- Ya hombre, mejor apresurémonos a ir a la cafetería, pues nos quedaremos sin lugar -Dijo Mark, quien ya estaba caminando hacia la puerta- Bueno, pues, ¿nos vamos, Adrian? -Preguntó Joseph- Oh, lo siento chicos. Tengo algo que hacer, así que tendrán que comer sin mí, hehe. En serio, lo siento. -Respondió Adrian- Oh bueno, pues nos vemos luego -Replicó Joseph. Así, Nathaniel, Joseph y Mark se marcharon de la Clase hacia la cafetería, al igual que toda la clase- Adrian, me voy a la cafetería. Tendré el desayuno con mis amigas, como siempre. -Dijo Kyoko, un poco consternada por haber escuchado que Adrian tenía algo que hacer- Oh, está bien. Nos vemos luego -Le respondió.

Él parecía un poco pensativo. Kyoko comenzó a caminar pero volteó un momento, como si tratara de asegurarse de algo. Ella, vio como Adrian empezó a hablar con Ayase. Inmediatamente, miró hacia el frente pero sintió algo extraño en su pecho, sintió como si había perdido algo, pero no sabía qué exactamente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s