Chronicles Of Adrian Weiss Chapter 2 – Part 2: Incoming Sisters

Warning: Spanish Content

Hola gente! Dejaré la segunda parte en este momento y en un par de horas postearé la tercera parte.

Espero que les guste!


Episodio 2 – Capítulo 2: Hermanas Recién Llegadas [Parte 2]

Elsie se acercó a Adrian y lo abrazó muy fuerte, como si quisiera evitar que se fuera. Él no dijo nada y sólo la abrazó- Cuanto has crecido, Elsie. -Dijo él. Ella lo soltó y le dijo- Tú también lo has hecho, hermano.

Mientras Elsie se limpiaba sus lágrimas, Adrian dirigió su mirada hacia Irina, pero nunca vio venir lo que ella hizo.

Cuando Adrian dirigió su atención a Irina, ella lo abofeteó con toda su fuerza y exclamó- Esto fue por habernos abandonado, imbécil.

-Acto seguido, lo abrazó aún más fuerte que Elsie y dijo con lágrimas en los ojos- Esto es para que no te vayas de nuevo. -Adrian sorprendido por sus acciones, se limitó a acariciar su cabeza diciendo- Esta vez no las abandonaré. -Rápidamente Irina le soltó y limpió sus lágrimas- No… No te equivoques. No es que esté feliz o algo parecido. No malinterpretes mis acciones. Sólo eres un idiota. ¡Sí! ¡Un verdadero idiota!. -Dijo ella, siendo totalmente deshonesta consigo misma. Adrian sonrió levemente por su comportamiento-

Honestamente, no tengo la más mínima idea de lo que está sucediendo aquí. -Dijo Sylvia, quien había permanecido atónita a todo este espectáculo, al igual que otros estudiantes que estaban de paso-

Oh rayos. Creo que debemos movernos de aquí, pues hemos llamado suficiente atención por hoy. -Dijo Adrian, quien empezó a caminar hacia fuera. Las tres chicas lo siguieron y se dirigieron hacia el parque.

Qué coincidencia que chocaras justo ese momento con Irina, Hermano. -Dijo Elsie- Exacto, una completa coincidencia; pues yo estaba almorzando pero pasó algo, que apenas logré comprender y me quedé solo. Así que decidí ir donde Skyler, quien estaba dentro de la cafetería, y luego, ya saben lo que pasó. -Explicó Adrian-

Muy bien, ahora díganme, ¿hace cuánto tiempo que no se ven? Porque tú, Adrian, no las reconociste a primera vista y ustedes dos tampoco lo hicieron. -Reclamó Sylvia. Adrian, Elsie e Irina se vieron entre ellos, asintieron e Irina procedió a responder-

Para ser sincero, exactamente hace 11 años que no veíamos a Adrian. Un día sólo se fue de nuestras vidas. El era un preciado amigo para nosotras y se fue de un día para otro. Luego, Elsie y yo decidimos asistir a esta academia, y cuando hicimos el examen de admisión, nos encontramos con un familiar de Adrian, que nos dijo que él estaba estudiando aquí. Sólo piénsalo… no teníamos ni idea de su apariencia… -Dijo ella- Ahora que lo pienso, el color de sus ojos, su color de cabello difieren de mis memorias. Su rostro se ve un poco diferente pero es natural. Incluso, su piel se ve de un blanco diferente al que recuerdo… Pero simplemente espero estar recordando mal… Sin mencionar esos vendajes… Bueno; ya lo obligaré a que me responda. -Pensó Irina, luego se dirigió a Adrian y le preguntó-

Adrian, ¿por qué te fuiste así como así? Además que nunca nos visitaste, no enviaste ni una sola carta y mucho menos una llamada… ¿Por qué? -Dijo ella un poco irritada. Él se puso un poco nervioso pero inmediatamente lo disimuló- Es que he estado muy ocupado. -Respondió Adrian- ¿Muy ocupado? ¿Ocupado durante 11 años? -Preguntó Irina molesta por su respuesta- Sí. -Añadió él con una mirada muy seria. Ella sintió la sinceridad en la mirada de Adrian y se calmó-

Ustedes, dejen de pelear. Irina, cálmate un poco. -Dijo Elsie tratando de suavizar el ambiente. Luego Sylvia se levantó de su lugar y dijo- Bueno, creo que aquí salgo sobrando, así iré donde está Skyler. -Dicho esto, se fue hacia la cafetería. Ahora los tres estaban solos, por lo que tenían más privacidad-

Elsie, dime, ¿qué tal la familia Blake? -Preguntó Adrian- ¿La familia Blake? Fueron muy amables con nosotras. En verd… -Irina le cubrió la boca a Elsie y dijo- Tú, ¿por qué te ves diferente? Puedo decir que tú eres Adrian en cuerpo y mente. Siento en el fondo de mi corazón que lo eres y mi intuición no me lo niega. Porque, el señor Aoba, cuando nos dijo que estabas aquí, lo único que añadió fue que te verías diferente, aunque yo no pensé que tanto… .. Así que responde; ¿Por qué te ves así? -Irina parecía muy seria al respecto, tal y como la situación lo demandaba- Así que si fue Tío Hotaru quien hizo esto… Y al parecer no es nada más que un juego, juzgando que sólo les dijo que yo estaba aquí y que me veía diferente, aunque no les mencionó cuán diferente… Tendré que llamarle luego. –Pensó él-

Si quieres saberlo, será otro día. Esta no es la hora ni el momento para hacerlo. -Dijo Adrian. Irina estaba a punto de reclamar cuando Elsie la detuvo- Ya detente Irina. Nuestro hermano ya dijo que lo hará luego. Por ahora, alegrémonos que estamos juntos. -Dijo Elsie con una sonrisa. Irina se detuvo – Bueno; luego será. -Dijo ella- Muy bien, y Hermano… -Elsie comenzó a hablar.

Los tres conversaron un poco y luego de unos minutos, la hora del almuerzo se acabó y los tres se dirigieron a sus respectivas clases. Mientras se dirigía a su Clase, un par de interesantes pensamientos cruzaban la cabeza de Elsie-

Qué suerte que Irina chocara con nuestro hermano hoy… Es casi como si el destino lo deseara así. Hoy fue un buen día… Aún con todas las incógnitas, sobre su apariencia y todo eso; hoy me sentí muy feliz de haberme reunido con él… Y ahora que lo pienso bien, fue algo muy conveniente que la hora del almuerzo fuera de las 11:20 a las 1:20. Tres horas fue más que suficiente para todo lo sucedido hoy. Qué suerte.

-Pensó Elsie. Luego de esto, tomaron sus clases hasta el final del día. A las 5:30, ellas se marcharon a su casa luego de buscar un club que se aferrara a sus gustos.

Ambas entraron al edificio donde residen, y llegaron  su apartamento. Por alguna razón, todo el trayecto parecía muy familiar-

¿Es el 06, verdad? -Preguntó Elsie- Si. Es el 06. Sabes, a veces me pregunto cómo lograste llegar a la secundaria. -Respondió Irina con un tono de decepción- Pues yo también. -Dijo Elsie un poco intrigada, colocando su mano en su barbilla y mirando hacia el vacío. Mientras, Irina abría la puerta del apartamento con una tarjeta llave. Al abrir, ella se sorprendió-

Elsie, detente. -Susurró Irina, colocando su brazo frente a Elsie- ¿Ehh? ¿Qué sucede? -Preguntó Elsie, bajando un poco su voz- Mira, las luces están encendidas y escucho ruido provenir de la cocina. Debe de ser un intruso. ¿Cómo pudo entrar? -Dijo Irina mientras tomaba un paralizador de su bolso. La cocina estaba al lado izquierdo a pocos pasos de la puerta, al lado de la puerta de la cocina, había una barra dónde se podía ver hacia esta, y lograron visualizar una persona. En ese momento, ese alguien abrió la puerta de la cocina e Irina corrió con todas sus fuerzas hacia el invasor y le dio una descarga eléctrica tan fuerte que este cayó al suelo, inconsciente y temblando un poco por el impacto- ¿Estás bien? -Dijo Elsie desde la puerta-  Sí. Lo estoy, ahora sólo hay que -¡Ehh! ¿Pero qué rayos? -Exclamó Irina- ¿Qué sucede? -Preguntó Elsie mientras se acercaba donde estaba Irina y dijo- ¿Ehh? ¿Irina qué hiciste? ¿Por qué está nuestro hermano en el piso? No me digas que él es el intruso. -Replicó Elsie muy sorprendida. De repente, Adrian empezó a recobrar la consciencia-

¿Pero qué rayos acaba de suceder? -Preguntó Adrian, mientras se levantaba y tocaba su cuello, donde Irina le había proporcionado la descarga- Oh, pues Irina te dio una descarga eléctrica con este paralizador. -Dijo Elsie, señalando el artefacto que tenía Irina en su mano- ¿Ehh? ¿Por qué lo dices de esa manera? Me haces ver como la mala de la historia. -Reclamó Irina- Es más, tú que eres el intruso dinos por qué estás aquí, y sobre todo, como entraste. -Exclamó ella, señalando a Adrian- Bueno, pues la razón por la que estoy aquí, es porque de ahora en adelante, viviré con ustedes. -Dijo él sonriendo satisfactoriamente-

¿QUÉ? -Exclamaron Irina y Elsie al unísono- Pe, pero, ¿Vivir con nosotras? Eso es ridículo. -Dijo Irina desconcertada y un poco incómoda- ¿Ridículo? Pero si somos familia, ¿o no? -Respondió Adrian- Además, el que lo decidió fue el Tío Hotaru. Le llamé esta tarde inmediatamente después de clases y tuve una pequeña “conversación” con él. Luego de eso, el me dijo que debería vivir con ustedes; es más, que era una orden o algo por el estilo. Así que, me dio su dirección y vine hacia acá. De hecho, ya moví mis pertenencias de donde vivía antes, al cuarto vacío del fondo a la izquierda. -Añadió él- ¿Ahh? ¿Moviste tus cosas en tan corto tiempo? ¿Acaso esta cerca tu apartamento? -Preguntó Elsie- Ehh… Pues vivo al lado de ustedes, en el apartamento 307, mejor dicho, Nivel 30, apartamento 07.

¿Al lado nuestro? Entonces no hay razón para que vivas aquí, ¿o sí? -Reiteró Irina, tratando de evitar que Adrian viviera con ellas- Pues, si la hay. Tío Hotaru fue quien me dio el apartamento 07, y asimismo les dio a ustedes el 06. Creo que su razón para hacer que me mudara con ustedes es un poco… sin fundamento, pero desde que le debo mucho, no pude negar su petición. -Dijo Adrian, en forma que Irina se mantuviera satisfecha con su respuesta-

¿Qué él le debe mucho al Sr. Aoba? Esto es muy extraño… -Pensó Irina, luego, le vino una última pregunta a la mente y dijo- Bueno, al final de todo esto, ¿me podrías decir cómo entraste? Las únicas tarjeta llave de este apartamento están en mi posesión y la de Elsie. Así que sería una buena idea que nos dijeras como entraste. -Su cara se veía muy seria, pues el hecho de tener un tercer en su apartamento no era de su agrado- ¿Cómo entré? Pues no fue muy difícil. La chica de recepción fue muy amable conmigo cuando le dije que necesitaba entrar aquí. Casi de inmediato me dio una tarjeta llave de mantenimiento y me dijo que se la devolviera luego. Era una chica muy linda; creo que su nombre era… Mmm… Era… ¿Lisanna? -Respondió Adrian mientras trataba de recordar el nombre correcto de la recepcionista-

¡La sedujo! Este tipo la sedujo. Es más, estoy 100% segura que la sedujo. -Pensó Irina, mientras miraba estupefacta como Adrian recordaba el nombre de la recepcionista- Oh vaya. Desde que mi hermano es tan atractivo, puedo adivinar porque la recepcionista le entregó la llave. -Pensó Elsie al igual que Irina-

¡Levie! ¡Su nombre es Levie! Lo acabo de recordar… Aunque siento que algo más se me ha olv….. ¡La cena! -Exclamó Adrian mientras regresaba a la cocina y apagaba el fuego de lo que previamente estaba cocinando. Mientras él hacía eso, Irina consideraba seriamente tener una charla a solas con Adrian- Uff… A salvo. Lo recordé justo a tiempo. -Dijo Adrian-

Oye tú, ¿no crees que sería buena idea regresar esa llave? Es más, si vivirás aquí, deberíamos pedir que nos dupliquen una tarjeta llave y entregártela. -Dijo Irina mirando fijamente a Adrian- Oh, claro que sería buena idea. ¿Me acompañas a la recepción? -Respondió él. Irina tomó su oferta y ambos se marcharon mientras Elsie servía la cena. Cruzaron el pasillo y entraron al elevador derecho. Estado dentro, Adrian dijo muy serio-

Dime, ¿de qué quieres hablar? -Irina se sorprendió por cómo él había notado sus intenciones.

Inhaló fuertemente y le dijo- Iré directo a lo importante. Dime por qué tienes esa apariencia, qué es lo que le debes al Sr. Aoba y sobre todo, el porqué de no habernos contactado o visitado ni una sola vez en todos  estos años. -Ella lo miraba fijamente a los ojos, con una mirada hambrienta de respuestas; Adrian miró a su alrededor un momento y luego se dirigió a Irina-

Está bien, te lo diré; eres más seria y lógica que Elsie, así que creo poder responderte. Pero antes, te contaré un pequeño secreto. Este ascensor, el del lado derecho, no tiene cámara de seguridad. He tratado de hacer que la coloquen pero no me quieren escuchar. Algo sobre costos extra y cosas de dinero… Vaya que tacaños. Bueno, e incluso, al presionar el interruptor de emergencia del elevador, este se detiene pero no emite ninguna alarma. -Habiendo dicho esto, él presionó el interruptor y el elevador, efectivamente, se detuvo- Si lo que dices es cierto, al haber presionado el interruptor, nadie se daría cuenta que alguien lo han hecho a propósito. Ahora, ¿cuál es tu punto al hacer esto? -Le dijo ella muy seria- Pues… Mi punto es esto. -Dijo Adrian mientras desabrochaba la camisa de su uniforme- ¡¿Qu-qu-qu-qué haces?! ¡Pervertido! ¡Lujurioso! ¡Hombre de bajos instintos! -Exclamó Irina mientras cubría sus ojos y su rostro sonrojado y se movió rápidamente a una esquina del elevador- Hey, hey. No es lo que piensas. Cálmate y préstame atención, que a partir de este momento considera todo lo que te diga como un hecho, y no dudes que te responderé con toda la verdad. Tardará un poco, pero lo entenderás; después de todo, somos hermanos. -Añadió Adrian con un aire de seriedad y una mirada penetrante, aunque sus últimas palabras se llenaron de tranquilidad. Irina logró leer el ambiente y se calmó. Adrian se quitó completamente la camisa y empezó a desabrochar el vendaje de su brazo derecho desde la parte del hombro, pero se detuvo y dijo- Pon atención; lo que suceda dentro de este elevador no lo dirás a nadie. ¿Entendido? -Irina desvió un poco su mirada y respondió- Está bien.

Luego de casi tres horas, Adrian e Irina regresaron al apartamento. Estaban riendo y hablando muy alegremente. Al entrar, Elsie los estaba esperando y los vio con una mirada muy furiosa-

Oh, Elsie. Sabes, la recepcionista nos dijo que haría el duplicado, y mira; ¡aquí está! -Dijo él mientras le mostraba su tarjeta llave- Oye Elsie, sabes, ella en realidad se llamaba Lucianne. Yo creí que era Jane pero … Eh; ¿qué sucede? ¿Por qué tan furiosa? Elsie muy furiosa le dijo- ¡¡Lo que sucede es que la cena ya está FRÍA!! ¿Por qué se tardaron tanto? ¿Qué hicieron allá abajo? -Pregunto Elsie muy consternada. Adrian e Irina se vieron el uno al otro y se sonrieron- Nada importante. -Dijeron ambos al unísono con una sonrisa en sus caras. Elsie se sorprendió. Luego los tres se dirigieron a la mesa. Irina a la derecha de Adrian y Elsie se encargó de re-calentar la comida- Oye Hermano. Creo que hay unas latas de soda en la nevera; ¡crees que puedes traerlas? -Dijo Irina, después de unos minutos de charlar con Adrian en la mesa- Por supuesto. -Respondió él. Elsie escuchó cómo Irina se dirigió a Adrian y pensó-

¿Hermano? ¿Por qué Irina se refiere a él de esa forma? Hasta hace unos momentos ella se dirigía a él como si fuera un total extraño… E incluso, su actitud hacia él ha cambiado de tal forma que lo trata de forma contraria a cuando nos re-encontramos, y todo, desde que regresaron de hacer el duplicado de la tarjeta llave. Bueno… Será mejor que no piense demasiado en ello, pues es mejor tener a la familia unida de esta forma.

-Elsie sonrió levemente. Luego de unos segundos, tomó la comida del horno microondas del que la re-calentó y la sirvió. Se sentó al lado izquierdo de Adrian y los tres comenzaron a cenar y a conversar muy alegremente, como toda una familia.

Estaban a punto de terminar su cena, y mientras hablaban, algo cruzó la mente de Irina- Hermano, ¿tú vivías con la hija del Sr. Aoba, verdad? ¿Ella sabe ya que ahora vives con nosotras?… Es más, ¿sabe ella que ahora vivimos a su lado? -Irina parecía muy intrigada por ese hecho- Eh… Pues… Le envié un mensaje… Creo que estará bien. -Dijo Adrian un poco nervioso- ¿Un mensaje? Sí que eres insensible, Hermano. Y, ¿Qué decía el mensaje? -Le reprendió Irina- Eh… Pues… -Adrian parecía dudoso en responderle- ¿¡Qué decía!? -Exclamó ella- ¿Qué tal si lo revisamos en su teléfono celular para estar seguras? -Añadió Elsie, mientras sostenía el celular de Adrian- ¿Eh? ¿En qué momento lo sacaste? -Preguntó él en el segundo que Irina se levantó de su silla y fue al lado de Elsie para revisar el teléfono celular-

A ver… Menú, mensajes… Mmm; ¡ah! Este es.. Para Aoba, Kyoko, de Weiss, Adrian… “Llegaré tarde. Tengo unos asuntos que atender acerca de Elsie e Irina. Ten cuidado al regresar al apartamento.” -Leyó Elsie en voz alta. Adrian se sentía avergonzado por sus acciones- ¡¿Ehh?! ¿Pero qué es este mensaje? Aquí no menciona nada de nada sobre la situación. Además dice que llegarás tarde, no que planeas quedarte aquí. -Exclamó Irina molesta con él- Lo sé, lo sé. Planeaba llamarle más tarde. -Dijo Adrian en un tono muy despreocupado- ¿Llamarle? ¡Hermano! ¡Vive al lado nuestro! Ten un poco más sentido de responsabilidad y ve a visitarla. -Le reclamó Irina- Está bien, está bien. Iré a visitarla y luego volveré. -Respondió Adrian. Acto seguido, se levantó de la mesa, tomó los platos sucios y los llevó al lavavajillas. Luego de eso se fue a su antiguo apartamento.

Él entró al apartamento, y se dio cuenta que todas las luces estaban apagadas, excepto la de la sala de comer; él revisó su celular y vio que su reloj marcaba las 9:30. Luego se dirigió ahí, y vio a Kyoko dormida sobre la mesa; sobre ella estaban dos platos de comida cubiertos con plástico. Al parecer quedó dormida esperando a Adrian, y ni siquiera ella cenó. Adrian sonrió levemente y dijo en voz baja-

Hey, hey. Haciendo cosas como esta me haces sentir el peor hombre de la tierra. Eres muy injusta conmigo, Kyoko. -Tomó uno de los platos y lo colocó dentro del microondas para re-calentarlo. Luego se sentó y empezó a comer la comida fría de uno de los platos. Kyoko levemente despertó por el ruido de Adrian comiendo-

Oh. Ya regresaste; qué bien… ¿Por qué tardaste tanto?. Serví la cena hace… No lo sé… ¿2 horas? -Dijo Kyoko mientras revisaba el reloj en su teléfono celular. Oh, lo siento por eso… Oh, Tu comida ya está caliente. La traeré. -Dijo él cuando escuchó el sonido que indicaba que ya estaba lista la cena- Oh, y pues tengo que hablar contigo de algo muy importante. -Añadió él mientras se sentaba y le servía la comida a Kyoko- ¿Algo importante? -Dijo Ella, mientras se preparaba para comer.

Mientras comía, Adrian le contó todo sobre cómo se encontró con sus hermanas; que su padre, Hotaru, tuvo una conversación con él y le dijo que de ahora en adelante viviría con sus hermanas y de como ya había trasladado la mayoría de sus pertenencias.

¿Así que de ahora en adelante vivirás en el apartamento de al lado junto a Irina y Elsie? Creo que es algo muy bueno para ti, pues así podrás pasar más tiempo con tu familia. -Le dijo Kyoko a Adrian. Aunque se sentía feliz por él, algo la hacía muy triste por dentro- Oh, y… ¿Ellas no han revelado el secreto a nadie? Ya sabes, que en realidad si son tus hermanas pequeñas. -Preguntó Kyoko algo curiosa- No. Ellas dijeron que no, así que todo está bien. Sabes, hablando de hermanas, ya no puedo recordar su cara… ¿Sabes a quien me refiero, no? -Dijo Adrian, con una leve sonrisa- Si, lo sé; tú hermana mayor. Yo tampoco la recuerdo, pues se fue hace ya tanto tiempo, y tampoco se presentó al funeral… ¿Recuerdas su nombre? Yo no… -Dijo Kyoko algo triste- No. Por más que lo intento, no logro recordar… Es como si nunca hubiera estado ahí. -Añadió Adrian, muy pensativo acerca del tema-

La verdad, es que muchos de mis recuerdos se han vuelto borrosos por los efectos secundarios de ese suero… Pero eso es algo que Kyoko no debe saber.

Pensó él. Mientras, Kyoko se levantó y dijo- Bueno, será mejor que vuelvas a tu nuevo apartamento. Mañana puedes regresar y llevar las cosas restantes. Así que pasa buenas noches, Adrian. -Por alguna razón, al decir estas palabras, Kyoko sentía como si una enorme roca cayera sobre ella. Pero trató de ignorar esos sentimiento, y mantener una sonrisa para Adrian- Está bien. Pero no te comportes como si ya no me verás, pues ahora vivo aquí al lado. No te preocupes por mí, yo procuraré visitarte todos los días. -Dijo él, mientras se levantaba de la mesa y se dirigía a la puerta- ¡Nos vemos mañana! -Exclamó Adrian. Abrió la puerta y se fue-

Hasta… Mañana… -Susurró Kyoko, mientras una lágrima bajaba por su mejilla.

Ya era el día siguiente y Adrian, Elsie e Irina estaban en el ascensor y se dirigían hacia la academia. Bajaron de él en silencio y caminaron a través de la recepción y mientras saludaban a Lucianne, la recepcionista, Kyoko apareció detrás de ellos-

Buenos días. -Dijo ella alegremente- Oh, Kyoko, al fin apareces. -Respondió Adrian. Elsie e Irina se limitaron verla de pies a cabeza- ¿Irina? ¿Elsie? Buenos días. Por si no me recuerdan bien; soy Kyoko y mi padre es Hotaru Aoba. Hace ya años que no las veía; se han vuelto muy lindas. -Les dijo ella con una sonrisa- Si no me equivoco, Elsie es la de cabello rubio e Irina la de cabello negro, ¿no? -Preguntó Kyoko con curiosidad- Exacto. Es así como tú lo has dicho. Bueno hermano, será mejor que nos dirijamos ya a la academia o se nos hará tarde. -Respondió Irina con una voz algo cortante, y viendo seriamente a Adrian- Muy bien, ¿nos vamos? -Añadió Elsie, mientras se adelantaba con Kyoko e iniciaban una conversación. Adrian e Irina las siguieron-

Vaya. Mi Hermano no nos mencionó que Kyoko sería tan linda. Y pensar que estuvo viviendo sola con él todo este tiempo… Espero que ella no le haya hecho cosas extrañas… o pervertidas… ¡Argh!

-Pensó Irina, e inmediatamente golpeó con su codo a Adrian que iba al lado suyo- ¡Eh! ¿Qué te sucede? -Preguntó Adrian consternado- Hmph… Nada. No es nada. -Respondió Irina con una expresión de molestia en su rostro- Ah, ah… Las mujeres como siempre son incomprensibles. -Dijo Adrian, cuando de repente una voz familiar se escuchó detrás de ellos-

¡Hey! ¡Adrian! ¡Espérame! -Era Ayase, quien recién salía del elevador y logró gritar antes que Adrian e Irina salieran por la puerta del edificio- Oh, Ayase. Vaya sorpresa, pensé que ya te habías ido. -Respondió él- No, que va. Hahaha. -Rió ella, luego, se percató de la presencia de Irina, quien la veía como si le analizara- Hermano, ¿quién es ella? -Preguntó Irina- Oh, es cierto. No te he comentado de ella. Bueno, les presentare; Ayase, ella es Irina, una de mis hermanas. Y la otra es Elsie, pero parece que ya se ha marchado sin nosotros, pues estaba aquí hace unos momentos junto a Kyoko. -Ayase parecía un poco pensativa mientras veía a Irina- Gusto en conocerte. -Dijo ella mientras estriba su brazo para saludar a Irina. Ella tomó su mano y dijo- Mucho gusto igualmente. Espero que nos llevemos bien. -Ambas estrecharon sus manos fuertemente- Sabes, Irina, Ayase vive en el apartamento 04. -Añadió Adrian- ¿Oh? ¿En serio? Vaya casualidad. Pero sería mejor apresurarnos e irnos a seguir conversando aquí, ¿no lo creen? -Respondió Irina con un tono de voz un poco brusco- Oh, es cierto. Muy bien, ¡vamos! -Respondió él mientras empezaba a correr. Ayase e Irina le siguieron. Mientras estaban corriendo, Irina le alcanzó por un momento y le propinó otro golpe al abdomen con su codo. Adrian hizo un gesto y luego rió suavemente. De esa forma, lograron llegar a tiempo a la academia. Alcanzaron a Elsie y Kyoko y le presentó Ayase a Elsie. En ese momento, aparecieron detrás de ellos Skyler y Sylvia. Luego de un par de minutos conversando y presentando a Skyler, entraron a recibir sus clases.

El tiempo pareció volar, pues ya era hora del desayuno.

Adrian estaba en la cafetería junto con Ayase, Elsie, Irina y Sylvia tomando el desayuno. Al parecer Sylvia estaba un poco nerviosa porque Adrian estaba al lado suyo,; todos en la mesa se dieron cuenta de eso excepto él. Luego…

Algo pareció captar la atención de toda la mesa donde él estaba, al igual que otras mesas cercanas. Una chica de buen cuerpo y de largo cabello rubio-dorado atado con un pequeño listón sólo en la parte superior, y lo demás del cabello caía por sus hombros hasta el cuello y un poco más.

Tenía un fleco en su frente, inclinado hacia el lado derecho y su frente estaba descubierta del lado izquierdo; y bajo este se podían vislumbrar unos grandes ojos verde-claro que resaltan por su blanca piel y su cabellera dorada.

Paso a paso se iba acercando a la mesa de Adrian, él ponía una cara de terror aún más preocupante. Él sabía que no tenía escapatoria; las demás chicas se veían curiosas por la reacción de Adrian ante ella. Entonces, ella se paró justo al lado de él mientras lo veía con una mirada llena de furia. Adrian se limitó a verla y sonreír nerviosamente-

Ho-hola, Serena. Hace tiempo que no te veo, ha-ha-ha. -Adrian rió nerviosamente. Ella lo tomó bruscamente del cuello de su camisa, lo levantó levemente y dijo- Nos vamos, Idiota. -Él se levantó de la mesa, pero aún así ella no lo soltó- Perdón por las molestias. Se los enviaré de vuelta después del desayuno. -Dijo ella antes de irse junto a Adrian, aún sin soltar su camisa mientras él le rogaba que lo soltase- Y… ¿Quién era ella? -Preguntó Sylvia llena de curiosidad- Pues, si no me equivoco… Ella es Serena Waltz; la mejor amiga de Adrian. -Respondió Ayase-

¿Me-mejor amiga? ¿No se supone que mi hermano es el mejor amigo de Adrian? -Añadió Sylvia muy sorprendida- No lo creo. La relación entre ellos aún es superficial, y apuesto que sólo has escuchado decir que son mejores amigos a Skyler. Él puede tener las intenciones de serlo, pero Adrian no lo considera tal. En cambio, Serena es realmente su mejor amiga. Ambos se entienden a la perfección. No importa quién sabe más o menos acerca del otro, lo que importa es el vínculo que trazan entre ellos. -Dijo Ayase muy convencida de ello. Todas le veían, pensado en cómo ella sabía tal cosa- Rayos, rayos. Creo que se me fue la lengua un poco. Aunque, espero que le vaya bien con ella… Él siempre dice que sus golpes dejan marcas muy feas. -Pensó ella, en ese momento, Irina cambió su mirada y dijo- ¿Y tú cómo sabes eso? ¿Cómo conoces tan bien a nuestro hermano? -Preguntó ella-

Ah vaya, vaya. La lengua afilada contraataca. Esta mañana no se veía muy feliz con mi aparición, y ahora mucho menos. Me pregunto por qué será…-Pensó Ayase, y respondió- Pues, Adrian me lo dijo hace tiempo. Hemos sido amigos desde hace un par de años. Es natural que lo sepa. -Irina no parecía satisfecha con esa respuesta, pero para no crear un alboroto tan temprano, lo aceptó temporalmente. Luego, todas volvieron a comer y a hablar de temas de chicas. Mientras tanto-

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s