Chronicles Of Adrian Weiss Chapter 4 – Part 2: Catch Me If You Can

Warning: Spanish Content

Hello people! New Chapter!

Enjoy it! ;3


Episodio 4 – Capítulo 4: Atrápame Si Puedes. [Parte 2]

Ciel, al darse cuenta de lo que había hecho, cubrió su boca con ambas manos y se sentó nuevamente. Sintió tanta vergüenza que pensó que podía morir. Todos pensaban que Adrian lloraría, o respondería con insultos al igual que Ciel, o se iría corriendo, pero…-

¡¡¡Hahahahahahahahahahahahahahahahahahaha!!!

-Lo único que resonó en todo el lugar fue la incontrolable risa del chico de cabello blanco. Salían lágrimas de sus ojos y se sostenía el abdomen debido a la fuerza que ejercía al reír- ¿D, de qué te ríes? -Preguntó Ciel un poco apenada- No… No es nada. Sólo pienso en que fue ciertamente gracioso todo lo que dijiste; la parte de “hisopo” fue mi favorita. Hahaha. -Dijo Adrian falto de aliento. Ciel quedó sorprendida por la respuesta de Adrian, pues era algo que no esperaba-

Lo… Lo siento. No tienes que forzarte a ser amable conmigo. Es mi culpa por haber actuado así. En serio… ¡Lo siento! -Exclamó Ciel mientras bajaba su  cabeza- No, no. No me estoy forzando a ser amable contigo. Sólo me limito a decir la verdad. Además no fue tu culpa que me gritaras, fue mía por no saber acerca de tus traumas de la niñez.  Soy un “Irreverente Idiota”, como me lo repite Hanabi cada vez que me ve; soy yo el que debería disculparse. -Dijo Adrian con un poco de culpa en su rostro y una leve sonrisa. Con esto Ciel se sintió más culpable un par de lágrimas empezaban a salir de sus ojos, cuando Tabatha sintió que debía terminar ese incómodo ambiente-

Eh… Ahora que lo pienso; ¿acaso no tardaste muy poco en darle el recorrido por el campus a aquella chica? Debo decir que no fue mucho el tiempo que estuviste fuera. -Dijo Tabatha- Oh, ¿ahora preguntas por eso? Pues la verdad… Lo que hice fue llevarla a la azotea y mostrarle todo el campus desde ahí. Hehehe… -Respondió Adrian un poco nervioso- Ah… Qué irresponsable y perezoso eres, Hermano. -Añadió Elsie- Hermano… ¿Estuviste con una chica a solas en la azotea? ¿Qué significa esto? -Preguntó Irina un poco irritada- Bueno, es que…. ¡¡ !! -Mientras trataba de responder, Irina golpeó a Adrian en el abdomen con su codo- No hay excusas. ¡Hmph! -Añadió Irina- Pe… Pero, ¿Qué… Es lo que acaba de suceder? -Dijo Adrian mientras recuperaba el aire; nadie se dignó a responder.

Aunque, lo que pareció extraño para Mikah y Juliett, es que Elsie e Irina se dirigieran a Adrian como “Hermano”, sabiendo ellas que no son familia; pero simplemente lo ignoraron, pensando que su amistad era tan fuerte, como para ser considerados tal.

Luego de varias disculpas, pequeñas discusiones y charlas sin sentido, todos terminaron su desayuno y regresaron a sus clubes. En el camino de regreso, estrictamente dicho, en el elevador del primer edificio; ante un gran silencio, alguien le dirigió la palabra a Adrian-

…Senior Adrian… ¿Cree que podemos intercambiar números de teléfono? -Dijo Juliett titubeando un poco y con el rostro sonrojado. Las demás chicas se sorprendieron, pero evitaron hacer algún tipo de escándalo- Senior; al igual que Juliett, yo tambien quisiera intercambiar mi número de teléfono celular con usted. -Dijo Mikah, que también hizo la misma propuesta a Adrian-

Ehh… Por el momento, dejen de llamarme Senior… Es un poco vergonzoso; y para responder a su petición… Sí; no creo que haya algún problema en darles mi número de teléfono. -Dijo Adrian un poco apenado y con una leve sonrisa- ¡Está bien, Adrian! -Respondió Juliett- Muy bien… A… Senior. -Añadió Mikah. Al parecer, parece un poco vergonzoso para Mikah llamar a Adrian por su nombre. Luego de rápidamente intercambiar sus número de teléfono, todos se bajan del elevador en el nivel 7.

Juliett y Elsie entran en la primera puerta del corredor después de despedirse,  mientras Mikah e Irina se despiden y entran en la segunda puerta de este. Adrian y los demás, se dirigen a la última del corredor; y al entrar al salón, las cosas se pusieron un poco animadas-

Adrian, prestame tu teléfono celular por favor. -Dijo Ciel en su modo de Presidenta Activado- Está bien. ¿Alguna razón en especial? -Preguntó él mientras sacaba el teléfono de su bolsillo y se lo entregaba a Ciel- Nada. Sólo reviso tus contactos. -Respondió Ciel mientras, efectivamente, ve los contactos de Adrian-

¿Ehh? ¿Revisar mis contactos? -Añadió él estupefacto- Adrian. Parece que el 90% de tus contactos son de numeros de chicas. -Exclamó Ciel- ¿En… serio? No lo había notado nunca. -Respondió Adrian- Bueno, eso no importa mucho ahora, pues ya agregué el mio. ¿Quieres agregar el tuyo también, Cecilia? Por más que busqué, no encontré el tuyo aquí. -Dijo Ciel mientras le daba el teléfono de Adrian a Cecilia- Es cierto; tienes muchos contactos de chicas guardados aquí, Adrian. Pero; ¿Por qué no tienes guardado mi número? ¡Recuerdo perfectamente que te lo dí! -Exclamó Cecilia mientras ingresaba su contacto en el celular. Luego de terminar, Tabatha se lo arrebató de las manos- Así que, Adrian… ¿Por qué tantas chicas entre tus contactos? Vaya que son muchas. -Preguntó Tabatha mientras revisaba e ingresaba su contacto también-

La verdad no sé por qué hay tantas… Además lo que ustedes dicen y lo que hacen son dos cosas muy diferentes. -Respondió él sarcásticamente- De todas formas, Adrian, ¿vamos de nuevo al salón del concejo? -Dijo Ciel- Sí; creo qu… ¡¿ ?! -Al mismo tiempo que Adrian estaba hablando, el tono de llamada de un teléfono celular sonó a lo ancho del salón. El sonido provenía de Tabatha, pero era el teléfono celular de Adrian el que emitía ese sonido el tono era una canción de un anime muy conocido- ¿Quién es el que llama? -Preguntó Adrian. Tabatha no dijo nada y se limitó a mostrar la pantalla. Al ver el nombre de quien llamaba, Adrian puso una cara de preocupación y sus ojos se encendieron de nuevo. Esta vez todos lo presenciaron, pero lo dejaron pasar por alto, excepto Ciel. Adrian tomó rudamente el teléfono de las manos de Tabatha y salió del salón sin decir una sola palabra-

Pero… ¿Qué es lo que acaba de suceder? -Dijo Ciel- Él sólo salió sin decir nada; además, nunca había visto una expresión así de él. -Añadió Cecilia- Puede que haya sido una llamada muy, muy importante. -Dijo Tabatha- ¿Quién era la persona que llamaba? -Preguntó Ciel- El nombre del contacto decía “Maes Mustang”. Pero creo que no deberíamos pensar más sobre eso. No creo que le guste. -Añadió Tabatha- Tienes razón. Muy bien, será mejor que todos empecemos a trabajar de nuevo. Yo por el momento, esperaré a que Adrian regrese para ir al salón del consejo. -Dijo Ciel en su modo presidenta; y de esa manera, todos reanudaron sus labores.

Mientras tanto;

Adrian estaba en el pasillo, frente al compartimento de las mesas y sillas, atendiendo la llamada que recién recibió-

¡Maes! ¿Qué es lo que sucedió? -Dijo Adrian- Perdón, perdón. Sólo pensaba en decir “Hola”. -Dijo una voz femenina en el teléfono- ¿Mirrors? ¿Qué rayos haces con el teléfono de Maes? -Preguntó Adrian- ¿Ehh? ¿Qué es esa es la forma de dirigirte a tu Maestra? -Dijo Mirrors- Para empezar, tu tampoco me tienes respeto como tu aprendiz, así que no digas nada. -Respondió Adrian- Está bien, está bien. De todas formas, la razón por la que estoy usando el teléfono de Maes es que el mío se rompió. ¡Fué un accidente! -Dijo Mirrors en un tono juguetón- ¿Romperlo? ¡Vamos! Es un teléfono hecho de la super aleación de cristal y grafeno “Magnus-Steven”, y lo reciben todos en C.L.O.U.D.S; Sólo un completo idiota podría romperlo; y debo agregar, que para poder usar el teléfono de Maes, debiste de haberlo dejado en knockout antes, haber roto tu Index, y el Index de Maes, ¿no? -Dijo Adrian de una forma sarcástica- ¿Pero qué dices niño? Por esta vez no lo dejé en knockout. El ya estaba en ese estado cuando lo tomé prestado. Además, mi index y el de Maes se destruyeron también bajo ciertas circunstancias… Tú sabes que los Ash Beasts escupen fuego y lava, ¿verdad?…

Pero, no es eso de lo que quería hablar contigo. Según Maes, a ti ya te habían informado de la misión que sería supervisada por Maes y yo, ¿verdad? -Dijo Mirrors, cambiando de su tono juguetón, a uno más serio- Sí, ya lo sabía. -Respondió Adrian, poniéndose serio también- La verdad… Las cosas se pusieron muy extrañas. Primero, después de ser transportados al espacio alternativo “Vulcan Point”, como siempre; iniciamos la batalla. Puesto que Maes y Yo estábamos ahí, Byakko no fue requerido para esta misión. Aunque esta sea la jurisdicción de Lucius, le dijimos que se mantuviera al margen.

Bueno, lo importante lo que él nos informó después, que fue lo que confirmó nuestras sospechas fundamentadas en los hechos de Seinaru Hoshi, cuando unos cuantos Ash Knights aparecieron fuera del entorno artificial Vulcan Point.

Resumiendo, mientras nosotros estábamos batallando los Ash Knights y a los Ash Beasts; apareció un nuevo tipo de enemigo, muchos de ellos. Aunque los Ash Berserk no aparecieron esta vez, aparecieron estas cosas que eran del tamaño de humanos, pero se movían lento y todo su cuerpo era de color negro. Los soldados y los demás de nuestro lado se abalanzaron como siempre, pero cada vez que los atacabamos, explotaban. No eran explosiones de gran daño; mayormente, eran explosiones de humo. El problema era que ese humo era muy tóxico; Maes se contaminó de él… Pero nos dio una pista de lo que eran. No sé qué fue lo que notó, pero dijo que si les cortabamos a la mitad, no explotarían. Y de hecho, no lo hicieron.

Lo que nos sorprendió, fue que al ver el interior de ellos… Parecían humanos. No; eran humanos. Al cortarlos, algún tipo de parásito en su interior murió junto con ellos y la miasma negra que los cubría desapareció. Podías ver la forma de una persona normal, común y corriente cortada a la mitad. Sólo nos hizo deducir que los Ash Citizens, ahora usan humanos para experimentar con ellos.

-Al escuchar esto, Adrian se puso en shock por lo brutal que parecía el sólo pensar en colocar un parásito dentro de una persona común, y utilizarla para nada más que un experimento-

La peor parte no es esa. Te lo dije, ¿no? Lo importante fue lo que Byakko nos informó después.

Al regresar de la batalla, que fue un empate por cierto, vimos a la ciudad casi destruida. Todo estaba derrumbándose y cuando buscamos a Lucius para que nos dijera qué fue lo que sucedió, lo encontramos fuera de las instalaciones de C.L.O.U.D.S, tendido en el suelo y muy, muy pero muy apaleado. Lo repito… ¡Muy apaleado! -Dijo Mirrors- Sí, sí Te escuché decir eso. -Añadió Adrian-

Bueno; él despertó después de unos momentos y nos contó lo que sucedió. Al parecer Varios Ash Knights destrozaron la ciudad… -Explicó Mirrors- ¿Es eso cierto? Pero hay algo más, ¿no? Unos simples Ash Knights pudieron destruir la ciudad, pero no derrotar a Byakko. -Respondió Adrian- Muy bien dicho. A decir verdad, algo mucho más peligroso lo dejó muy apaleado… Unas personas llamadas los “Downfall Feathers”. -Dijo Mirrors-

¿Downfall Feathers? -Repitió Adrian- Sí. Downfall Feathers. No eran Ash Knights, y tampoco eran Ash Citizens… Según Byakko… Eran humanos. Aunque como tú, Lucius, Jeanne y Ariel… Ellos ya no entran en esa categoría. -Explicó Mirrors-

¿Y cómo dieron con un nombre como ese? -Preguntó Adrian- Bueno… Dijo Byakko que ellos se presentaron; le dijeron sus nombres clave o algo por el estilo, y que se hicieron llamar los “únicos de su clase”. Byakko dijo: “Eran un grupo de dos chicas y dos chicos. Todos se presentaron ante mí y me dijeron que yo esparciera el rumor de su llegada. Estaban vestidos con un tipo de exoesqueleto negro y gris muy similares cada una, pero con ciertas diferencias como relieves y forma. De las únicas cosas que los hacía diferentes de su contraparte del mismo género, eran unas joyas de colores que tenían en el pecho al lado izquierdo. Tenían la forma de un número romano; los dos hombres tenían el “I” y el “IV”; las mujeres tenían el “II” y el “III”. Además de un halo de luz pálida, del mismo color que la joya.

El que tenía el número I se hizo llamar Shemhaza y tenía la joya y halo de color Cromo; la número II se presentó como Turel, y su halo y joya era de color Salmón; la número III, dijo llamarse Taumiel, y su joya y halo era color Lila… Y por último, IV, parecía el más callado, pero con una gran presencia. Se llamaba Azazel; y el color de su halo y joya era naranja. También parecían tener alas de propulsión mecánicas, negras como la noche y varias llamas del color de su halo resaltaban de ellas. Y para ser más precisos, el número de alas era indirectamente proporcional a número del poseedor.”

Eso dijo Lucius. Pero, cuando le preguntamos sobre como lo vencieron, no nos quiso decir, hasta que lo chantajeamos… ¡Ah no! Digo; lo persuadimos para que nos contara la verdad. -Dijo Mirrors, corrigiendose- ¿Qué tan mala persona puede ser, Maestra? -Pensó Adrian-

Bueno, pues prosigo;

Dijo que el cuarto de ellos, Azazel, se quitó… O mejor dicho, desvaneció su exoesqueleto, y que por un rato pelearon muy parejos. Pero cuando el tipo, se vio en apuros, vistió su “armadura” de nuevo y venció a Lucius con un par de golpes. Parece que ese artefacto es una tecnología creada por los Ash Citizens llamda “Downfall Legacy”. Dijo que esa habilidad eleva exponencialmente todas sus habilidades a un 300% en todos los aspectos como velocidad, fuerza, agilidad, reflejos, puntería, habilidad, entre otras; pero aparte de eso, no sabe nada más. Y debo decir, que los detalles de su apariencia se los está dando al equipo de investigación.

¿Qué piensas sobre eso, Seiryuu? -Preguntó Mirrors, como si esperaba que Adrian diera su juicio a lo que ella había informado-

Nada más lo obvio. Que los “Ash Zombies”, si así los podemos llamar, fueron los experimentos fallidos de los Ash Citizens de crear a los Downfall Feathers. Al ver que podían ser usados como bombas caminantes en batalla, los Ash Citizens los enviaron. Sin mencionar que… Un parásito… Si mi suposición es correcta, el parásito se alimentaba de ellos, y ese era el error. Creo que el “parásito”, debió fusionarse con ellos para crear a los Downfall; pero sólo son mis humildes teorías.

Además, con los Downfall Feathers… Sus nombres son los mismos que el grupo de Ángeles Caídos: Grigori, de la creencia Judeo-Cristiana. Eso nos demuestra que tienen un vago conocimiento de nuestra sociedad y/o religión. De esa forma, nos podemos dar cuenta que ellos no están totalmente aislados como creíamos. Y ahora abdujeron personas inocentes y las convirtieron en zombies y en Downfall; también tenemos que considerar el lavado de cerebro. Al menos, sabemos que no hay más Downfall Feathers, pues le dijeron a Byakko que ellos eran lo “únicos” de su clase. Además, hay que estar atentos a sus habilidades ocultas. El Downfall Legacy es simplemente la aparición de sus exoesqueletos y amplificar su poder, pero no hace nada más, si no me equivoco.

¡Sus nombres! Es cierto… Busquen en la mitología griega, todo lo relacionado con los nombres que ellos poseen. Pueden ser una pista para sus habilidades. -Dijo Adrian muy seriamente-

¿Sus nombres? ¿Estás hablando en serio, Adrian? -Dijo Mirrors a través del teléfono-

Sï. De seguro que ellos nos han observado y aprendido de nosotros. Por ende, pudieron haber copiado nuestro estilo. Justo como nosotros, las Cuatro Bestias Divinas. Nuestras habilidades se relacionan con nuestros nombres, ¿o no? Aunque suene algo estúpido, valdría la pena tomarlo en cuenta.

Bueno… Esa solo es mi humilde teoría, así que debemos de esperar el análisis del Tío Aboa, Maes y los demás del equipo de investigación. -Dijo Adrian-

Está bien. Obviamente tomaré en cuenta tus palabras, y les diré lo que piensas a los del equipo de investigación. Por el momento, alertaré a Suzaku sobre estos hecho, pues ella es la siguiente en la lista de misiones. Y luego vienes tú. Así que, veremos que resulta de todo esto; ¿está bien? Aunque por el momento, habrá  1 ó 2 misiones más en esta área, así que también esperamos que todo vaya bien.

Además, cabe mencionar que, aunque el daño en la ciudad fue enorme, hemos logrado callar a los medios de comunicación de decir la verdad. Incluso en Seinaru Hoshi, hicimos lo mismo; así que no creas que verás en las noticias algo relacionado con esto. -Aclaró Mirrors-

Ah sí; absolutamente tienes que compartir esta información con tus subordinados, pues creo que los llevarás a las misiones de ahora en adelante, ¿no? A esos chicos… Arthur, Lilith y Aurora… -Luego que Mirrors dijo eso, Adrian escuchó silencio total y unos murmullos y gritos a través del teléfono-

¡Adrian! Acabo de recibir una información que te concierne. Al parecer debido a los hechos de hoy, los superiores ordenaron que las Cuatro Bestias Divinas deben tener el equipo completo de 7 personas. No hay reglas especiales de ahora en adelante, debido a su importancia, ahora cargaran con 3 personas más en su hasta el momento, equipo de 4. Los del equipo de reclutamiento escogerá a los mejores de lo mejor y te los enviarán, a tí y a los demás. ¿Entendido? Y debo agregar, que sería ideal si les informas hoy mismo, y personalmente a tus subordinados acerca de esta información. -Informó Mirrors, y al parecer, su tono de voz volvió a la “normalidad”-

¿Qué? ¿En serio? No se puede evitar; dentro de unos momentos iré donde ellos se encuentran y les notificaré. Y pues, creo que aceptaré mi destino como líder. -Dijo Adrian mientras suspiraba levemente- Aunque con Ayase aquí, a mi equipo sólo le faltan 2 personas. -Añadió Adrian- ¡¡¡¡¡¿Qué?!!!!! ¡¿Ayase está en Starry Heaven?! -Exclamó fuertemente Mirrors a través del teléfono-

¡Joder! Se me olvidó que ella no sabía de eso…

[¡¡¡Hahahahahahahaha!!! Idiota.]

Cállate, imbécil…

-Mientras Mirrors seguía gritando en reacción de lo que Adrian dijo, el se arrepentía profundamente por haberlo hecho-

¡¿Cómo que Ayase está en Starry Heaven?! ¡Me tienes que explicar esto muy bien, niño! -Exclamó Mirrors- Ehh… Bueno… Este…

¿Acaso no es tu culpa? -Preguntó Adrian muy convencido-

¿Ehh? ¿Cómo puede ser mi culpa? -DIjo Mirrors- Ahh… Ah. -Suspiró Adrian- Exactamente esa actitud fue la que la hizo alejarse de tí. Eres tan densa que ni siquiera le prestas atención a tus hijas. Por eso Kyoka se fue a “Arcadia City”, el dominio de Jeanne, hace una año; ambas pueden ser gemelas pero no se parecen en nada, pues Ayase tuvo más paciencia.

Si me dejas recordártelo; tu nunca llegaste a sus fiestas de cumpleaños, a sus reuniones en el colegio, a sus presentaciones, cuando les entregaban trofeos y así…. Llegó un momento en que ellas entraron a C.L.O.U.D.S, gracias a Maes, pero aún así no les prestaste atención. Ahora; Kyoka se fue y no te diste cuenta hasta medio año después, y lo mismo acaba de suceder con Ayase. Si no te hubiera dicho por accidente que estaba aquí, no lo hubieras sabido… ¡Nunca! -Reprendió Adrian a Mirrors. Ella se sintió culpable, pero no tanto como debía-

¿Alguna excusa para eso? -Preguntó Adrian- Mmm… No. -Respondió Mirrors- ¡Lo ves! ¡Tu falta de atención a tus hijas es lo que las hace irse de tu lado, Hayate Hyuuga! -Exclamó Adrian- ¡Por favor! ¡No digas mi nombre tan alto! Es… muy poco femenino -Dijo Mirrors- Hmph; Da igual, ya que no eres nada femenina, pero, de todas formas, deberías de aprender de Maes; él si les presta la atención que se debe… Bueno, creo que mejor pararé aquí. No creo que sea conveniente seguir hablando de ese tema. -Dijo él-

Tienes razón… Definitivamente pensaré en lo que me dijiste. Bueno; aquí se termina la llamada, niño. Los superiores o el equipo de comunicación te llamará para que vayas a la base de Starry Heaven, y así escoger a los más indicados para tu equipo. ¿Entendido? -Añadió Mirrors, quien quería definitivamente terminar la llamada- Está bien; estaré al pendiente. -Respondió Adrian- Hasta la próxima. -Mirrors, al haberse despedido, Adrian terminó la llamada sin hacerlo. Luego esperó unos minutos fuera del salón, hasta que habiéndose relajado, entró-

¡Adrian! Te tardaste mucho con esa llamada. -Dijo Ciel al ver entrar a Adrian- Lo siento presidenta. Es que era algo importante… Pero; ¿no se había ido ya hacia el salón del concejo? -Preguntó él- Claro que no. Te estaba esperando. Así que vamos. -Respondió ella- Está bien, está bien. Vamos, presidenta. -Añadió Adrian.

Y así, se dirigieron a al Salón del Concejo Estudiantil.

Mientras iban de camino, había algo en lo que Ciel no dejaba de pensar, y esa fue la razón por la que le pidió a Adrian que fueran solos al salón del concejo. Ellos estaban frente al elevador cuando…-

Adrian… Tengo una pregunta. -Dijo Ciel- ¿Sí? -Respondió Adrian- ¿Qué piensas de mi hermana Celia? -Preguntó ella- ¡¿Ehh?! ¿Qué pienso de ella? ¿A qué se debe tal pregunta? -Dijo él- Es que… Ella te vio desnudo, ¿no? Y aparte de eso, te evita todo el tiempo. ¿No crees que es algo extraño? ¿No piensas nada de eso? -Añadió Ciel-

¿Qué debería de pensar? No creo que debería pensar en algo. Además, yo debería ser el que me esconda de ella por momento incómodo que tuvimos, no ella de mi. De seguro sólo se siente avergonzada y nada más. -Dijo Adrian, apelando a la lógica- ¿No la odias? -Preguntó de nuevo Ciel- Claro que no. Es más, creo que me agrada… Aunque en realidad, nunca hemos hablado cara a cara. -Respondió él mientras salían del elevador-

Sabes, a lo que acabas de decir… No creo que mi hermana esté simplemente avergonzada de verte. -Añadió ella- ¿Ehh? ¿A qué te refieres? Bueno, ahora que lo pienso, el que se esconda es un poco extraño… Pero cada persona es diferente, ¿no? -Opinó Adrian. Ciel hizo una expresión de “¿Hablas en serio?”; como si él no hubiera entendido el núcleo de su pregunta- Ahh… Ha…. Pero… Hipotéticamente… Sólo hipotéticamente… ¿A ella le gustes tú? -Preguntó Ciel un poco tímida, mientras su rostro daba signos de sonrojarse desde hace un momento- ¿Ehh? ¿Pero qué dices? Hahaha; no creo que yo le guste a Celia. -Respondió él realmente convencido. Ellos al haber salido del elevador, se mantuvieron frente a él. Mientras Adrian le daba la espalda al pasillo, Ciel le daba la espalda a la puerta de cristal-

¿Por qué lo dices de forma tan decidida? ¿Estás tan convencido que no le gustas? -Añadió Ciel- Pues claro; ella es la Presidenta del Concejo Estudiantil, el Primer Lugar en el Ranking Académico de Terceros Años; la número 1 en el Ranking de Popularidad y sobrenombre es Silver Morningstar. Muy buen sobrenombre por cierto. Además de ser muy hermosa, cariñosa, atenta y de buena personalidad, diligente, centrada, entre otras cosas. Si te preguntas por qué se eso, es porque Kyoko a cada momento dice que quiere ser como ella, que es su modelo a seguir y blah, blah blah. Aunque; lo más obvio es que ya tenga novio. Pero si no lo tuviera, no creo que alguien como ella se fije en mí. -Respondió Adrian-

¡Tú no eres nadie para hablar así! Mirate, el número uno de la academia, Adrian Weiss. Yo si creo que si le gustas. -Exclamó Ciel- Además, tú… Tú dices eso, ¿pero en realidad piensas todo eso de ella? ¿Te agrada Celia? -Añadió ella- Bueno, aunque fueron cosas que Kyoko usualmente repite, pero son cosas de las que me he percatado yo mismo. Así que… Sí. Es lo que pienso. Son cosas que me gustan de ella y por eso me agrada. -Aclaró él firmemente, cuando de repente….-

[Oye amigo; tenemos compañía. Creo que deberías cuidar un poco tus palabras, o si no seguirás levantando banderas involuntariamente como siempre.]

¿Ehh?…

-Al escuchar eso, Adrian se percató la presencia de alguien más. Él se dio la vuelta, y vio a Celia parada justo detrás de él. Al parecer, Ciel no se dio cuenta de su presencia pues Adrian captó toda su atención y limitó su campo visual; y Adrian por estar de espaldas y sumergido en la conversación, no se percató de Celia estando detrás suyo.

A todo esto Celia… Estaba tan roja como una enana roja… Ah no… Estaba tan roja como un tomate mientras repetía en voz baja todo lo que Adrian había mencionado de ella-

He… Her… ¿Hermosa? Ca… ¿Cariñosa? -Al repetir esto, parecía divagar más en su mundo- ¡¿Presidenta Celia?! -Exclamó Adrian totalmente sorprendido. Ciel sólo se quedó analizando la actitud de su hermana, pues claro, al mismo tiempo estaba sorprendida también- ¿Escuchaste… Todo lo que hablamos? -Preguntó Ciel- …Sí… -Respondió Celia tímidamente.

Luego, pareció como si hablara con ella misma, y se decidía por algo al tratar de no huir de Adrian. Y luego lo miró fijamente, cerró sus puños para darse más coraje, y con el rostro aún más rojo exclamó-

Adrian Weiss…. ¡¡¡Me gustas!!!

-Ciel y Adrian se quedaron estupefactos, al igual que Lilith, Arthur y Aurora, que estaban saliendo del salón del consejo-

¡¿Ehh?! -Exclamó Adrian para expresar su sorpresa. Celia se estrujaba nerviosamente, mientras por alguna extraña razón, Ciel apretó su puño… Varios sentimientos confusos pasaron por su mente, así que de cierta forma, no pudo evitar hacerlo.

De repente,  en un parpadeo, como si ella siguiera la corriente de los acontecimientos…

Se acercó al rostro de Adrian mientras este daba un paso atrás para evitar el contacto con Celia como una reacción… Pero no fue suficiente. Celia alcanzó el rostro de Adrian y logró que sus labios se unieran con los de él y…

Un beso.

Sí; Celia inesperadamente besó a Adrian en los labios mientras él estaba distraído por el shock que le dejó sus palabras. Ella estaba parada en su pié izquierdo y el otro lo tenía levantado desde la rodilla, y con sus manos sostenía el rostro de Adrian. Los demás sólo pudieron mantenerse como espectadores ante tal escena.

Ambos tenían los ojos cerrados, mientras tenían sus mentes en blanco y la sensación de ese beso, se grababa permanentemente en sus cabezas.

Celia separó sus labios de los de Adrian, estando satisfecha por su logro, y dió un par de paso atrás mientras Adrian, que seguía teniendo el sabor de los labios de Celia, se tocaba la boca con la punta de sus dedos y se sonrojaba tanto como lo estaba ella.

Ciel, por otro lado… no sabía que sentir, que pensar y mucho menos que decir. El tsunami de sentimientos que la invadía la dejaron inútil en cualquier aspecto y sólo se mantuvo parada, ahí, estática, presenciando el acto que su hermana mayor hizo con su compañero de Clase.

Advertisements

One thought on “Chronicles Of Adrian Weiss Chapter 4 – Part 2: Catch Me If You Can

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s