Chronicles Of Adrian Weiss Chapter 5 – Part 2: Tell Me Your Secrets

Warning: Spanish Content

Disfruten el cap!


Episodio 5 – Capítulo 5: Dime tus secretos. [Parte 2]

En la semana que le siguió, Charlotte ya era conocida como la Presidenta de la Sonrisa de Hielo. Pues con su actitud calculadora y fría, controlaba toda la disciplina de la academia junto a los 6 miembros del comité.

También cabe mencionar que durante las 3 semanas pasadas, Irina y Elsie han invitado a comer a su apartamento a Kyoko varias noches; y Kyoko les ha invitado a su apartamento las noches restantes.

A todo esto… Adrian seguía con el trauma de su confinamiento en la oficina de la directora. Aunque lograba trabajar eficientemente en el club para avanzar en lo referido a el Karnival… La sola mención de la palabra “flor” o palabras relacionadas, lo hacían sudar en frío y poner una expresión de pánico. A veces gritaba “¡¡Ya deténganse!!”; frase que no iba dirigida a ellas, sino a sus propios recuerdos.

Cabe mencionar, que hubo un constante acoso por parte de la Presidenta del Concejo, y varias veces los fin de semana, lo perseguía en ropa interior mientras ella se encerraba junto a Adrian en el Salón del Concejo.

Y después de tantos eventos en 3 muy normales semanas para Adrian… Llegó el domingo 15.

El lunes 16 iniciaba un nuevo mes lectivo… Pero por ahora nos concentraremos en su día libre. Un día, en el que Adrian se dedicaba a pasar sólo e ir a revisar nuevos productos a las tiendas de anime en el centro comercial de Starry Heaven.

Era un moderadamente caluroso 16 de Septiembre y varias nubes surcaban el cielo mientras Adrian se dirigía al centro comercial en el centro de la ciudad. Él vestía una camisa de vestir azul-celeste a cuadros y con las mangas dobladas hasta los codos. La llevaba abierta y debajo de ella, una playera blanca sin ningún estampado. Llevaba unos jeans azul-oscuro y zapatillas de agujetas color gris. Llevaba detenido su cabello con un par de palillos azul de madera .

La ciudad tenía la forma de un cristal de seis puntas, alargado horizontalmente. Se podría decir que la academia Breaking Dawn estaba del lado derecho, y otra academia muy normal estaba en el lado izquierdo. Y en el centro, teníamos el centro comercial, donde toda la población de la ciudad se reunía cada fin de semana. Para los estudiantes, el día domingo era el indicado; y Adrian estaba por entrar ahí.

El centro comercial estaba situado en un redondel en medio de la ciudad. Alrededor del lugar había varios árboles con el propósito de hacer sombra, y habían 4 caminos para entrar al lugar; 2 para transporte y 2 para peatones. El de peatones tenía bancas a lo largo de la entrada. El edificio era de 5 niveles de alto y 3 estacionamientos subterráneos.

El edificio era cúbico, excepto por una de sus esquinas que salía del contorno. Este consistía de dos colores; gris grafito del lado de la esquina que sobresale y un beige fuerte en todo lo demás del edificio. También tenía varias líneas diagonales de decoración en sus 4 muros. Las paredes de los niveles 1, 3 y 5 eran de cristal, igual que el techo y los elevadores; que se podían ver desde fuera-

Vaya, vaya… Por dentro tan lleno como siempre. -Dijo Adrian, quien ya estaba dentro e iba saliendo del ascensor. Él se encontraba en el tercer nivel. El lugar por dentro estaba lleno de colores que varían desde el rojo claro hasta azul claro y otros más. Pero por el momento, Adrian estaba buscando la tienda de anime a la que siempre va; que se encuentra en medio de una tienda de videojuegos y una pequeña tienda de ropa.

La tienda tiene 3 grandes estantes llenos de blu-ray discs y dvd’s. Además de otros con volúmenes de manga y demás en otro estante en la pared. También había una pequeña mesa con las promociones de producto del día-

Mmm…. Muy bien… ¿Qué compraré hoy? -Dijo Adrian a sí mismo mientras veía en los estantes. Luego, mientras veía a todos lados buscando algo que le interese, dirigió su mirada hacia la mesa de promociones.

Al verla, se dió cuenta del valiosísimo artículo que había en ella-

¡¡¿¿Qué??!! ¡¡La colección de los 24 episodios del mejor anime de este año “Angel Fall” con 5 videos originales del estudio de animación!! Se dice en internet que el disco tiene un programa especial que bloquea toda forma de copia o extracción de información… ¡¡O sea que son 5 OVA que no están en internet!! Ahora que lo recuerdo… Pasé casi toda la vacación buscando en internet y no encontré nada…. Ni siquiera con Synchro…

Pero bueno… ¡¡¡¡¡ Ése DVD será mío!!!!!

-Pensó Adrian mientras desesperadamente corrió hacia la pequeña mesa al fondo del establecimiento. Sólo restaba un DVD. Su mano estaba ahí. Las puntas de sus dedos de su mano izquierda tocaron la caja color plateada con la ilusrtación de un ángel con alas blanco y negro. Tenía el premio en su mirada y se imaginaba disfrutando ese DVD en su recamara; lo tenía justo en sus manos… Iba a coger el DVD….

Pero no lo hizo.

De la nada,otra mano cogió la caja plateada justo antes que él lo hiciera.

¡Carajo!…

Pensó Adrian mientras se detenía y giraba su cabeza para ver quién le arrebató la caja….

Era una chica más baja que el en pantalón negro doblado hasta las pantorrillas, una playera ajustada color rojo y zapatillas rojas sin agujetas también. Llevaba gafas de montura de pasta y dos adornos en forma de cruz de color negro en su cabeza. Con su cabello corto hasta los hombros… Parecía una modelo-

¡¿Juliett?! -Exclamó Adrian, al ver a la chica que le arrebató su DVD-

¿Ehh? ¿Senior? -Respondió ella, mientras se sonrojó de vergüenza- ¡Espera! ¿Me dijiste Juliett? ¡Soy Mikah! -Exclamó Mikah un poco irritada- ¡Mikah Welsh! -Añadió ella- E… Es tá bien. Lo siento por confundir tu nombre. En realidad, soy muy malo para recordar los nombres de las personas. -Dijo Adrian- Bueno, pues era de esperarse. Nadie es perfecto en este mundo. -Respondió Mikah- Tienes razón… -Añadió Adrian en voz baja… Tan baja que Mikah no le escuchó-

Uh Hmph -Mikah aclaró su garganta y dijo- ¿Eres tú el que estaba detrás de este DVD? -Dijo ella- Sí. Pero… Espera un minuto… ¿Tú por qué estás en una tienda como ésta? Acaso… ¿Eres una Otaku? -Preguntó Adrian en un tono un poco juguetón- ¡Sí! ¡Totalmente! -Exclamó ella- ¿Ehh? ¿No lo oculta?… -Pensó Adrian mientras su oportunidad de molestar a Mikah se desvanecía- Bueno… De todas formas tu cogiste primero el DVD, así que te lo puedes quedar. -Dijo Adrian, mientras se daba la vuelta para ver si buscaba algo más que le atrajera su atención. Mikah de cierta forma se sintió culpable al ver a Adrian desanimado-

Mmm… Senior… Yo compraré el DVD, pero estaba pensando en prestarselo. Si no le molesta, hasta lo podríamos ver juntos. -Dijo ella con una sonrisa, ignorando el peso de sus palabras. Adrian se puso un poco rojo por eso- Ehh… Pues gracias tu amabilidad. Aprecio mucho que me dejes ver el DVD. -Respondió Adrian- Sí. Pues las 5 OVA extra del DVD, no están en internet. Entiendo perfectamente que te hayas deprimido por no tenerlo. -Añadió Ella- ¿Deprimido? No me deprimí ni nada por el estilo… -Pensó él- Bueno; si tu lo pones así… Pero sabes, no sería mejor si lo compramos juntos, así será de ambos y no tendremos que preocuparnos acerca de quien lo tiene y todo eso. -Sugirió Adrian.

Mikah levantó su dedo índice, tratando de sugerir algo mejor… Pero nada llegó a su mente- Tiene razón, Senior. -Dijo ella.

Luego de eso, ambos se dirigieron al mostrador, al lado izquierdo del establecimiento y pagaron por el DVD. Al salir de la tienda, Mikah trató de iniciar una conversación con Adrian-

Senior. Sabe; yo nunca habría creído que a usted le gustara el Anime y todo lo relacionado. No tiene la apariencia de un otaku ni mucho menos dice a todo el que conoce -Dijo Mikah- ¿En serio? Bueno… No es que sea un secreto ni nada por el estilo, pero tampoco lo grito a los 4 vientos. Es más, tú tampoco pareces del tipo que es una otaku. -Dijo él- Hahaha; tiene razón. No soy nadie para señalar lo que usted es o no es. -Respondió Mikah- Exacto. No puedes culparme porque no parezco un otaku, cuando tú, siendo muy linda, diligente y lista, no lo pareces tampoco. -Añadió Adrian. Mikah reaccionó un poco ante las palabras de su Senior.

Para este momento, ellos ya habían entrado al elevador y se dirigieron al Nivel 2. En ese nivel, pasaron charlando y divirtiendose desde el medio día, hasta la tarde. Y el reloj habiendo marcado las 5:00pm, se dirigieron al Nivel 5 del centro comercial; el nivel donde se encontraba el merendero.

Ambos salieron del elevador y en todo el Nivel 5 sólo había restaurantes y lugares de comida rápida. También había una enorme fuente en el medio de todos los locales-

¡Mira Mikah! Un local de Crêpes. ¿Te apetece? -Preguntó Adrian después de haber señalado un pequeño local de Crêpes a su izquierda. El lugar no era tan pequeño, pero parecía de esa forma porque los demás locales eran inmensamente grandes. Este estaba del lado contrario del Nivel 5; donde estaban Mikah y Adrian- ¿Crêpes? Seguro. -Respondió Mikah.

Llegaron al pequeño lugar, dónde sólo había 5 mesas para 3 personas máximo, y 4 sofas, alineados uno frente al otro en pares y con una pequeña mesa al centro. El local estaba en la esquina del centro comercial que sobresale, y estando hecha de cristal, tiene una grandiosa vista. Y en el medio, al contrario de la puerta, estaba lo que parecía una barra de un bar. Pero en ella se servían las crêpes y probablemente desayunos también.

Adrian pidió dos crêpes dulces para la ocasión. Ambos se sentaron en una mesa cerca del muro para poder apreciar la vista del atardecer a través del cristal-

Senior; ¿Cuánto costará la crêpe dulce? Así le puedo pagar… -Mikah quien estaba preguntando el precio de la crêpe a Adrian,  fue silenciada por la crêpe que él sostenía. Ella la mordió y mientras la saboreaba Adrian habló- Mikah, tú sí que eres directa… He he.

De todas formas, no te costará nada. Es una pequeña muestra de mi aprecio, así que no tienes que pagar por ella. -Respondió él. Luego de eso, ambos siguieron comiendo y charlando sobre sus gustos en común. Después de que ambos se comieran 2 crêpes más; pidieron dos tazas de café, Mikah se dió cuenta de algo que había ignorado sin intención todo el tiempo que estuvieron dentro de la tienda, y se lo comentó a Adrian-

Senior; ¿esa es la Escuela Secundaria Breaking Sunset? -Preguntó Mikah al ver a lo lejos. Adrian, extrañado por el súbito cambio de tema, vió a través del cristal, a lo más profundo del paisaje.

En efecto, lo que parecía ser una escuela secundaria común y corriente. Aunque su nombre pareciera excéntrico, el lugar no lo era. Todo que podías ver era un par de edificios normales de concreto anti-sísmico para las aulas; posiblemente de 3 ó 4 niveles. Áreas recreativas de tenis, football, american football y baseball. Un gimnasio techado multipropósitos, y seguramente dentro de este también estaba una piscina de 50-75 metros.

Esta estaba del lado contrario de la Academia Breaking Dawn, y parecía totalmente lo contrario a la academia-

Exacto Mikah. ¿Por qué lo preguntas? Generalmente los “Dawn” no le prestan el mínimo interés a los “Sunset”. -Respondió Adrian. Al parecer esas palabras molestaron un poco a Mikah, causando una pequeña reacción en su rostro; pero no porque fueran mentiras o algo insensible, si no porque esa la pura verdad, que hizo que se irritara un poco-

Pues por esa razón. Porque nadie de nuestra academia les presta atención; sin mencionar el muro invisible entre nosotros que todos crean al hablar con términos como “Dawn” o “Sunset”.

Hasta donde sé, los estudiantes que ni siquiera pudieron entrar o aplicar a la academia, acaban ahí. Se dice que el mejor estudiante de Breaking Sunset sería tan bueno como un estudiante promedio de Clase F en Breaking Dawn.

Por lo menos, en la academia no existe ningún trato discriminatorio para los de Clase E o F; exceptuando el reglamento sobre áreas autorizadas para alumnos… Bueno, pensándolo bien creo que el reglamento es más “justo”, que discriminativo… Pero eso es otro tema.

Lo que en realidad me pregunto es… ¿En realidad somos tan especiales? Y si es así… ¿Acaso vivimos una vida fuera de lo común? Hace un par de días empecé a preguntarme eso, pues vivo cerca de Breaking Sunset. Y todo eso me llevó a preguntarme… ¿Cómo será vivir una vida normal?

-Preguntó retóricamente Mikah. Envuelta en sus pensamientos, ella suspiró. Al notar esto, Adrian se sintió un poco fuera de lugar, así que trajo forzosamente de vuelta a Mikah, con un pequeño golpe de karate en la cabeza-

¡Hey! -Exclamó ella- Lo siento, lo siento. Es que parecías tan perdida en tu mundo, que no sabía como hacerte volver. Pero ya que estás de vuelta, te diré mi opinión.

Posiblemente seamos un tipo de “existencia especial” entre las personas de nuestra edad o puede que no; y eso determina el tipo de vida cotidiana que llevamos. Una “existencia especial” no se puede mezclar con un “ambiente común”. Y una “existencia común” no puede mezclarse con un “ambiente especial”. Cada persona tiene un lugar al que pertenece, y se desenvuelve de tal forma que es “normal” para esta. -Respondió Adrian-

Así que; en resumen… Mientras sea quien soy, mi realidad será normal mientras mi ambiente concuerde conmigo. Y será anormal mientras yo no encaje donde me encuentre…

Ya veo; para nosotros es normal lo que vivimos día a día porque somos nosotros. Y lo mismo se aplica a ellos. No existe un sólo concepto de “vida normal” para el ser humano. -Añadió Mikah. Adrian, sabiendo que ella había comprendido lo que él dijo, siguió tomando su café-

Exacto. No tienes que preocuparte por tales cosas. Cada persona es normal dentro de sus propios parámetros…

Pero bueno, dejemos de hablar de eso y sigamos con lo nuestro. -Dijo Adrian con una sonrisa. Ambos terminaron sus bebidas y siguieron conversando hasta un poco después que se ocultó el sol. Luego, bajaron hasta el primer nivel del centro comercial-

¡Ehh! -Exclamó Mikah ante la sugerencia de Adrian- Nada de “Ehh”… Te estaba diciendo si quieres hacer ir a esa atracción de allá. -Dijo él mientras señalaba una atracción para hacer rappel, que tenía de altura 3 niveles del centro comercial-

Pero… Senior… -Añadió Mikah muy tímida mientras chocaba las puntas de sus índices- ¡Ni “Senior” ni nada! ¡Vamos! -Dijo Adrian mientras la tomó de la mano y corrió a la atracción.

Mikah se limitó a expresar completo terror en su rostro cada paso que se acercaba a la atracción.

Después de los inmensurables gritos de Mikah, y la agradable escalada de Adrian, todo se calmó. Ambos estaban sentados en una banca en el nivel 1, un poco lejos de la atracción, cerca del elevador-

Ya, ya. En verdad lo siento. No sabía que tenías un trauma relacionado con escalar y todo eso. -Expresó Adrian muy honestamente- ¡No mienta Senior! ¡Yo sé que usted lo sabía! ¡Lo ví riéndose desde abajo! ¡Sabía que lo haría para molestarme, Senior! -Exclamó Mikah aún enojada- ¡En verdad lo siento Mikah! -Dijo él al evadir un poco la mirada de enojo de Mikah, mientras de repente, a su lado vio un pequeño puesto de joyería. Una linda chica lo atendía mientras evidentemente se veía en su rostro el aburrimiento de no tener ni un solo cliente en toda la tarde. Ella vestía una camisa blanca de botones con mangas cortas y una línea negra desde el hombro hasta la cintura de esta del lado derecho; y unos jeans azul-claro. Su cabello es color café obscuro atado con una cinta y sus ojos son color café.-

¡Ya sé! Ven… Te compraré algo para compensar lo que te hice pasar.-Añadió Adrian mientras la tomó de nuevo de la mano y la llevó al pequeño puedo de joyería. Al ver que Adrian se acercaba, la chica que atendía el puesto quedó en shock al no saber que hacer, pero volvió en sí al ver que él llevaba una chica consigo-

¿En qué les puedo ayudar? -Dijo la encargada con una deslumbrante sonrisa y sin perder la esperanza de que Mikah no tuviera una relación amorosa con Adrian-

Mmm… Estoy buscando unos broches para el cabello. ¿Cuáles recomienda? -Preguntó él. Mikah simplemente se quedó callada, pues ciertamente esperaba una retribución por lo que su Senior le hizo pasar.

La chica le mostró varios broches con flores y de varias formas y colores, pero a él no le gustaron. Luego de ver muchos adornos… Casi escondido en la esquina de la vitrina, Adrian vió un par de adornos que le gustó-

Señorita… ¿Sería tan amable de mostrarme esos broches? -Dijo Adrian con una galante sonrisa y una cautivadora voz… Por cierto, ambas sucedieron en la cabeza de la dependienta. Adrian lo único que hizo fue sonreír un poco al hacer tal petición.

Felizmente, la chica sacó los adornos de cabello que estaban bajo otros adornos, muy muy escondido para la vista normal. Ella se los mostró. Eran broches con forma de notas musicales. Eran dos pares; un par con la forma de “sol”, y el otro con forma de “do”. Cabe mencionar, que el par “sol” era de color rojo-bronce y  el “do” era blanco-plata.

Adrian parecía conforme con cualquiera, pero la última palabra era la de Mikah. Ella escogió los de “sol”. Para que la dependienta no se sintiera mal, Adrian compró ambos pares. No sabía para qué usarlos, pero él los compró.

Después de darse la vuelta, Adrian escuchó un gran suspiro a sus espaldas; seguramente de la dependienta. Adrian disimuladamente vio detrás de él, y vio a la chica muy, pero muy aburrida de nuevo, pero ahora sin motivación alguna, pues él se había ido.

Por supuesto, él no sabía qué porque él ya no estaba ahí, ella se había vuelto a poner de esa forma-

Advertisements

5 thoughts on “Chronicles Of Adrian Weiss Chapter 5 – Part 2: Tell Me Your Secrets

  1. kmx72 says:

    +1 Adrián consiguió a una menor con los mismos gustos para su harem y se siento raro que no digas OVAS directamente ya que uno se acostumbra después de saber qué significa y pobre chica XD ah y gracias por cap solo falto uno y Adrián sí que tiene una vida muy normal con el confinamiento y teniendo a una chica en ropa interior persiguiéndolo incluso cerrando cuartos

    Liked by 1 person

      • kmx72 says:

        Me sorprendió un poco porque pensé que iba a tener una cicatriz muy mala y no un brazo mecánico y que es buena idea ya que puede servir como arma y mencionaste que puede sentir y como lo controla algo que normalmente no mencionan y no se porque pensé el en el brazo de Edward de FMAB pero una versión más moderna de hecho cuando mencionas alquimia siempre pienso en esa serie no se porque creo que nostalgia

        Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s